Sopa de quinoa

Sopa de quinoa

Me encanta cuando las sopas son sustanciosas y nos aportan todos los nutrientes que necesitamos en un sólo platillo. Esta sopa de quinoa es un ejemplo, es rica en proteínas, fibra, vitaminas y minerales, antioxidantes, etc.
 La quinoa es uno de los seudogranos más importantes de los Andes, era uno de los alimentos básicos de los Incas. Hoy en día su popularidad ha crecido mundialmente gracias a que es una excelente fuente de nutrientes como la proteína, fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales.
 
 
Acompaña tu sopa con un ensalada y tendrás una comida completa. Aquí está la receta. Acuérdate que puedes ajustar los ingredientes según tus gustos.
 

Sopa de  Quinoa

Ingredientes

1 cdita de aceite de oliva

1/4 de cebolla, picada

1-2 ajos, picados

2 tomates roma  medianos, picados

1 papa, picada en cuadritos

1/2 taza de dientes de maíz/elote

1 taza de quinoa

2 tazas de caldo vegetal

Sal y pimienta al gusto

Instrucciones

  1. Sofrie la cebolla y el ajo en el aceite hasta que la cebolla esté transparente.
  2. Añade el tomate picado y deja sazonar.
  3. Añade el resto de los ingredientes.
  4. Deja cocinar hasta que las papas estén bien cocidas.
  5. Prueba y ajusta la sal según tu gusto. 

Si no te llama la sopa, no te preocupes, la quinoa es muy versátil, la puedes usar en muchos otros platos como aguacates rellenos de quinoa, ensalada fría de quinoa y tacos de quinoa y hummus. También te invito a que visites mi tablero de “Quinoa, quinoa, quinoa” en Pinterest, encontrarás más de 30 recetas deliciosas.

¿Y a ti cómo te gusta la quinoa?

Saludos

Veggisima

Cómo hacer una lista del super perfecta

Cómo hacer una lista del super perfecta

Aunque no lo creas, una lista de compras puede ser tu aliada a la hora de ir al supermercado. Es una herramienta imprescindible para mantener y seguir una alimentación saludable. Otros beneficios de llevar una lista de compras al supermercado incluyen:

  • Ahorrarás dinero. Te hace enfocar en lo que necesitas y evita que te distraigas con productos que no necesitas. Desafortunadamente es muy fácil caer en las trampas de la mercadotecnia, siempre nos hacen sentir la necesidad de comer o comprar ese producto.
  • Disminuirás el desperdicio de alimentos. Sin una lista es más probable que acabemos comprando de más. Esto significa desperdicio de dinero y de alimentos. Cuantas veces compramos alimentos con la buenísima intención de hacer un plato delicioso, pero en lugar, acaban pudriéndose al fondo de nuestra nevera por falta de tiempo. 
  • Podrás cocinar sin tener que ir a la tienda mil veces. Como me molesta empezar una receta y descubrir a la mitad que no tengo todos los ingredientes. Cuando pasa esto, muchas veces dejamos de usar el resto de los ingredientes de esa receta y al final lo más probable es que se nos echen a perder.
  •  Ahorrarás tiempo. Con lista en mano puedes enfocarte e ir directamente a los alimentos que tienes en la lista. Es muy fácil distraerse con tantos productos. 

Es muy importante tomar en cuenta que una lista es parte de una planeación. Vas a querer hacer 3 listas en una.

  • Una lista que sea de ingredientes de un menú que tengas en mente cocinar durante la semana y que generalmente son alimentos perecederos como frutas y verduras frescas. Estos alimentos son los que tienes que comprar cada semana.
  • Otra lista de ingredientes básicos como hierbas, condimentos, etc. Estos duran mucho, así es que solo cómpralos cuando sea necesario. Es mejor comprar cantidades pequeñas, ya que con el tiempo pierden su sabor y propiedades.
  • Una lista de ingredientes que no sean perecederos como frijoles secos, granos enteros como arroz integral. También latas y congelados. Estos no se tienen que comprar tan seguido, pero es muy importante que te abastezcas cada vez que lo necesites.

Dentro de esas 3 lista incluye los 4 grupos de alimentos (vegetales, frutas, granos y proteína) para que puedas construir un plato saludable.

Vegetales y frutas. Compra los de temporada y de preferencia orgánicos. Si no te es posible comprar vegetales orgánicos, busca agricultores locales o que estén cerca de donde vives, pregúntales como cosechan y cultivan sus vegetales y frutas, muy seguido pasa que muchos no pueden pagar la certificación orgánica, sin embargo siguen cultivando frutas y verduras sin pesticidas peligrosos.  Elige todos los colores que puedas. Verdes, rojos, azules, marrones, blancos, rojos. Cada color tiene diferentes fitoquímicos importantes.

Granos y cereales. Trata de comprar granos integrales, como arroz integral, quinoa, teff, pan de trigo integral, pasta integral, avena, etc. Así tendrás por lo menos uno o dos diferentes cada día de la semana.

Proteína. Las principales fuentes de proteína en el reino vegetal se encuentran en las legumbres como frijoles, habas, garbanzos, lentejas. Las imitaciones de carne son muy convenientes, sin embargo no dejan de ser un producto procesado. Trata de limitarlas lo más que puedas. Ten a la mano una que otra lata para esas ocasiones que no tienes tiempo de remojar, cocer y prepara frijoles desde el principio. También en este grupo puedes incluir nueces y semillas.

Ya que estés en el supermercado, la regla de oro es mantenerte en el perímetro del supermercado y evitar el centro del supermercado. Si te das cuenta, en el perímetro se encuentran alimentos frescos que necesitan refrigeración. En cambio, en el centro están mayormente los alimentos altamente procesados. De esta forma llenarás mayormente tu carrito con alimentos frescos y mínimamente procesados.

Si no estás acostumbrado a llevar lista al supermercado, puede que al principio se te haga tedioso y aburrido, pero con el tiempo y práctica acabaras siendo todo un pro en esto de las compras.

¿Qué recomendaciones les darías a los demás según tu experiencia?

Me encantaría oír sus opiniones.

Que tengan bonito día.

 

Veggisima

Pimientos asados

Pimientos asados

Tener a la mano pimientos asados siempre viene bien, los puedes usar para complementar muchos platos deliciosos como salsas para pasta, sopas, guisos, estofados, o simplemente añadirlos así a ensaladas, una muy buena forma de añadir color a tu comida. Generalmente los compro ya asados y en bote, pero esta vez decidí hacerlos yo misma. Es muy fácil de hacer.
Sólo tienes que hacer lo siguiente.
1. Lavar los pimientos, puedes usar cualquier color.
2. Los puedes asar en tres diferentes formas. En el horno, en un asador o parrilla y en una estufa de gas (no eléctrica).
-Si usas el horno, pon los pimientos enteros en una charola para hornear y hornéalos a 232 grados centígrados (450 F) por 20-30 minutos o hasta que sientas que están bien asados. Voltéalos de vez en cuando.
-Si usas un asador o parrilla sólo pon los pimientos encima de la parrilla caliente, voltéalos constantemente para que se vayan asando por todos lados.
-Si usas una estufa de gas, pon los pimientos enteros directamente en la flama, voltéalos constantemente para que se vayan asando por todos lados.

 

3. Pon los pimientos asados en un recipiente de cristal con tapa (no me gusta usar los de plástico por que los pimientos salen muy calientes) y déjalos sudar por 10-15 minutos.
4. Quítales la piel quemada y las semillas con la mano.

5. Puedes usarlos enseguida en ensaladas, sopas, guisos, etc.
Si los quieres usar en otra ocasión puedes ponerlos en un bote de cristal cubriéndolos con partes iguales de vinagre de manzana y aceite de oliva, puedes hasta ponerles uno o dos ajos para más sabor.
También los puedes licuar con un poco de vinagre, aceite, sal y pimienta para hacer una pasta la cual puedes usar en sandwiches, aderezos, sopas, etc.

¡A disfrutar estos pimientos!

Veggisima

Tarta de arándano rojo

Tarta de arándano rojo

Los arándanos rojos, o cranberries como se les conoce en inglés, son una excelente fuente de vitamina C y antioxidantes gracias a su color rojo intenso. Tienen un sabor amargo/ácido muy marcado. Generalmente se recomienda beber su jugo para prevenir o mejorar infecciones urinarias. Anteriormente se creía que este beneficio era gracias a su acidez, pero recientemente se encontró que es gracias al antioxidante llamado proanthocyanidins o PAC, el cual forma una barrera protectora en las paredes del sistema urinario, previniendo así la colonización de bacterias causantes de la infección. De esta misma forma puede proteger las paredes del estómago contra la gastritis y úlceras gástricas provocadas por la bacteria Helicobacter Pylory. Su cosecha es muy interesante ya que los arándanos crecen en una cama de agua (como el arroz), al  estar en agua, aumenta su contenido de antioxidantes gracias a que cuando están flotando se exponen a los rayos del sol por más tiempo. Como siempre, es preferible comer la fruta entera en lugar de suplementos para obtener todos sus beneficios como su fibra, antioxidantes, sus compuestos antiinflamatorios y anticancerígenos. Si los compras frescos, los puedes congelar. También los puedes comprar deshidratados, pero estos últimos se les añade azúcar. Ambas formas son ricas y se pueden usar en muchísimas recetas, tanto en saladas como en dulces.
 

Ya que sabes los beneficios de esta fruta deliciosa, les dejo esta receta de crumble de arándano queda deli-ció-so del blog Daily Garnish. Además de ser vegano, es rapidísimo de hacer. Si no tienes arándanos rojos frescos, puedes usar otra fruta que tengas a la mano como manzanas, peras, etc. También puedes usar arándanos secos y cocinarlos como se indica en la receta, pero sin la miel de maple, ya que los secos tienen azúcar.

 

[yumprint-recipe id=’9′]Provecho

Veggisima

 

 
 

 

Rollitos de mango

Rollitos de mango

Los rollitos de fruta son uno de mis snacks favoritos, no solo porque son divertidos de hacer, sino porque son muy prácticos para llevar a cualquier lugar, ya sea que estés planeando un día de campo, excursión o picnic, o simplemente llevarlos al trabajo o a la escuela y así tener un snack nutritivo listo para cuando te de hambre. El mango es la fruta perfecta para este tipo de preparación, ya que desafortunadamente es un poco complicado comerlos fuera de casa, siempre acabas con las manos pegajosas. En realidad el único ingrediente que necesitas es la fruta fresca, pero hay muchos otros ingredientes que puedes añadir, como nueces, semillas, o combinar con otra fruta (manzana, plátanos, etc.). Con el mango no es necesario añadir ningún tipo de azúcar, lo dulce de la fruta se acentúa al deshidratarse. También vas a necesitar una licuadora o procesador de alimentos, una charola para hornear, papel encerado y un horno. 

 

 

[yumprint-recipe id=’10’] 

En este enlace puedes ver como lo prepara esta chica. http://bit.ly/1aSRw1X.

Si deseas ver más recetas de snack saludables, visita mi tablero de “Snacks” en Pinterest, llevo más de 100 recetas coleccionadas.

Espero que esta receta la pruebes, te sorprenderá lo rico que queda.

Ahora te toca a ti contarnos cuál es tu snack favorito.

Veggisima

Yogur de coco

Yogur de coco

 

Esta forma de hacerlo es muy rápida y menos complicada (no necesitas máquina). Esta versión es apta para los que son evitan los lácteos, lo único que no tiene son los famosos probióticos por los que se caracterizan los yogures, sin embargo, puedes añadir polvo de probióticos si así lo deseas. Para esta receta, usé la carne de un coco joven o verde, ya que es más suave y fácil de quitar del coco, además no es tan fibrosa y tiene más agua. Si no consigues cocos verdes, puedes usar leche de coco de la que viene en lata, aunque queda un poco más líquido, ya que no tendrá tanta fibra. Antes de comprar la leche de coco en lata, fíjate en los ingredientes, trata de comprar las marcas que no tengan azúcar, sal ni aditivos añadidos.

 

El yogur queda cremoso, pero un poco más líquido que los yogures comerciales, ya que no lleva ninguno de los espesantes/gelificantes que generalmente a estos se les agregan como carrageninas, inulina (fibra vegetal), gluten, guar e inclusive gelatina.

Puedes hacer varias porciones a la vez y así tener yogur para toda la semana, aunque en casa no nos duró. Sabe tan rico, además le puedes agregar otros ingredientes saludables que tengas a mano como fruta fresca, nueces, semillas, fruta seca. También puedes hacer smoothie u otras salsas deliciosas. ¡Anímate a probarla!

 

YOGUR DE COCO

INGREDIENTES

2 tazas de pulpa de coco verde o fresco

3/4 taza de agua de coco o leche de coco

Pizca de sal

1 cucharada de miel de maple o unas gotas de estevia

2 cucharaditas de jugo de limón

 

INSTRUCCIONES

Mezcla todos los ingredientes en una licuadora o procesador de alimentos por 2 – 3 minutos o hasta obtener una consistencia cremosa. Puedes bajar el tiempo si te gusta que le queden pedacitos de coco.

Acompáñalo con nueces, semillas, fruta seca o fresca, etc.

Refrigera lo que no consumas.

 

 

¡Provecho!

Veggisima

Pin It on Pinterest