El guacamole recientemente ha tenido un auge increíble. Este plato originalmente mexicano, ha ganado popularidad en muchos otros países. Ahora, según encuestas, es el aperitivo más popular durante el super bowl. Y no es para menos, su sabor es delicioso y su preparación es muy sencilla y rápida. Generalmente se come con chips de tortilla o totopos como los conocemos en México, pero en realidad lo puedes usar en un sinfín de recetas. A mí me gusta mucho agregarselo a mis sándwiches, ensaladas y tacos, o comerlo con verduras como zanahorias y apio.

Para que te salga un guacamole perfecto, tienes que elegir el aguacate perfecto. El color y la firmeza del aguacate te pueden decir si está listo o no para usar. Elige los que tienen una piel negra y firme pero no dura al apretarlos cuidadosamente entre tus dedos. Cuando la piel está negra y su consistencia muy blanda o suave, significa que ya está pasado. Los verdes estarán verdes y duros, los cuales los puedes dejar fuera del refrigerador para dejarlos madurar.  

Lo divertido del guacamole es que le puedes ajustar, añadir o quitar ingredientes según tus gustos.  Esta es mi receta.

 

¡Provecho!

Veggisima

[yumprint-recipe id=’12’]

Pin It on Pinterest