Siempre estamos pensando que desayunar, almorzar o cenar, pero casi nunca pensamos o planeamos lo que vamos a comer entre comidas, no le damos la importancia debida a los refrigerios, tal vez porque pensamos que es solo una comidita, pero esta comidita nos puede costar muy caro en cuanto a calorías se trata. Todos los días se nos presentan múltiples oportunidades para comer aun cuando no tenemos hambre. Si cuando no tenemos hambre comemos, ahora imagínate cuando sí tenemos hambre, comemos lo primero que se nos pone enfrente y acabamos comiendo mucho más de lo que debemos. A cuantos no nos ha pasado que estamos en la oficina y uno de tus compañeros se le ocurre traer unas donas, o en la junta que fuiste tenían papitas fritas y pastelillos, o te estás muriendo de hambre y por arte de magia la maquinita con comida chatarra aparece enfrente de ti con muchas tentaciones. También en casa puede pasar, tú sabes muy bien lo que compraste la última vez que fuiste a la tienda, y lo peor de todo es que sabes en donde encontrar estas tentaciones caprichosas en tu alacena. Por eso es muy importante que planeemos nuestros refrigerios, así evitaremos comer cosas que no debemos. 

Los refrigerios saludables tienen muchos beneficios, estos son algunos:

  • Mantienen tu nivel de energía entre las comidas fuertes (desayuno-comida o comida-cena)
  • Mantienen tu nivel de azúcar estable entre comidas, esto evita que llegues a la próxima comida muerto de hambre, que es por lo general, cuando comemos lo primero que se nos ponga enfrente.
  • Es un momento muy bueno para incluir alimentos saludables
  • Eleva tu metabolismo

Todos somos diferentes, si tú sabes que te da hambre entre comidas, deberías preparar tus propios refrigerios saludables. Estos son algunos puntos que debes considerar:

 

  • Siempre trata de incluir una fuente de proteína. Por ejemplo, mantequilla de cacahuate o de otro tipo de nuez, yogur de soya, semillas, crema de leguminosas como el hummus.
  • Elige alimentos de otros grupos de alimentos. Es decir, frutas, vegetales, granos y cereales.
  • Vigila tus porciones, tienen que ser pequeñas, no más de lo que te pueda caber en la palma de tu mano, es decir, un puñado de nueces, granola, etc.
  • Siempre ten tus refrigerios listos para llevar y a la mano. Así no hay pretexto.
  1. Pistachos (25 piezas)
  2. Smoothie
  3. Apio con crema de cacahuate
  4. Rodajas de manzana con crema de almendras
  5. Fruta seca o deshidratada
  6. Nueces (10-15 piezas)
  7. Chips de calabaza con salsa
  8. Cerezas frescas
  9. Edamames cocidos al vapor
  10. Mezcla de nueces (1/4 de taza)
  11. Dátiles (2 piezas)
  12. Almendras (23 piezas)
  13. Paletas heladas de fruta fresca hechas en casa
  14. Vegetales crudos con dip de cualquier frijol (hummus por ejemplo)
  15. Zanahorias, apio, pepino y tomates
  16. Piña fresca
  17. Mandarinas
  18. Pimiento morrón rebanado con hummus
  19. Tomatitos cherry, frescos
  20. Jícama en rodajas, con limón
  1.  Garbanzos rostizados
  2. Chips de kale
  3. Chips de manzana
  4.  Trail mix casero
  5. Cashews, anacardos o nuez de la india
  6. Helado de plátano
  7. Yogur de coco con granola
  8. Arándanos frescos
  9. Tortilla de harina de trigo con un dip de frijoles
  10.  Smoothie bowl
  11. Granola casera
  12. Barritas energéticas caseras
  13. Duraznos
  14. Mango fresco
  15. Fresas y arándanos frescos
  16. Smoothie de sandía con limón
  17. Ensalada de fruta con menta
  18. Ensalada pequeña
  19. Vegetales con guacamole
  20. Puré de manzana casero

Me encantaría oír cual es tu snack o refrigerio favorito. Espero que esta lista te pueda ayudar a hacer decisiones más saludables.

Veggisima

Pin It on Pinterest