Cinco consejos para enseñarles buenos hábitos alimentarios a nuestros hijos

Cinco consejos para enseñarles buenos hábitos alimentarios a nuestros hijos

Y de repente, en un abrir y cerrar de ojos nos encontramos en casa con nuestros hijos. Aprovechemos este momento de cuarentena para enseñarle cosas que no aprenden en la escuela como cocinar y comer saludablemente. Estos son hábitos con grandes beneficios que podrán aplicar por el resto de su vida.

Comidas en familia

Este es el momento de sentarnos a comer juntos. El comer en familia tiene muchos beneficios. Por ejemplo, se ha visto que los niños que comen en familia tienden a probar alimentos nuevos más fácilmente, a consumir más frutas y vegetales y por ende,  a tener un peso saludable. También este gran momento para conversar con nuestros hijos sobre cosas que están pasando, sobre sus preocupaciones y sueños. Gracias a estas conversaciones, los niños que comen en familia tienden a tener menos problemas de conducta y uso de drogas, fumar o/y abusar del alcohol en el futuro.

Involucra a tus hijos en la cocina

Es importantísimo que nuestros niños aprendan buenos hábitos lo antes posible. El saber cocinar es un hábito con muchos beneficios no nada más ahora que son pequeños pero para el resto de su vida.

Entre más pequeñitos mejor. Empieza poco a poco y ve avanzando el grado de dificultad dependiendo de su destreza motriz.  Por ejemplo:

 

  • Los niños de 3 a 5 años de edad pueden revolver  o mezclar ingredientes simples, cortar lechuga con sus manitas, y también les puedes ir explicando lo que estás haciendo, nombrar lo ingredientes que estas usando.
  • Niños de 6 a 7 años pueden pelar frutas y vegetales como elotes, zanahorias o medir ingredientes con tazas y cucharas medidoras
  • Niños de 8 a 9 años de edad pueden abrir latas, checar la temperatura de los alimentos con un termómetro, hacer recetas fáciles como ensalada de frutas.
  • Niños de 10 años o más pueden cortar, picar vegetales y frutas, hacer recetas más complicadas y podrán aprender a manejar la estufa y el horno.

Deja que tus hijos escojan y hagan recetas nuevas

La mayoría de los niños tienden a tener un menú muy limitado. Por eso es muy importante introducir nuevos sabores, texturas y colores a su menú todos los días. Una forma divertida es dejarles elegir una receta para que la preparen ellos mismos junto con tu supervisión. Se ha visto que es más probable que un niño pruebe lo que preparó.

Deja que tus hijos jueguen con la comida

Si ya se, siempre se nos dijo que no jugáramos con nuestra comida, pero lo que no nos dijeron es que podemos jugar de una forma educativa con nuestra comida. Por ejemplo, los niños tienen una imaginación increíble la cual podemos aprovechar para comer saludable. Estos son algunos ejemplos:

 

  • Trata de cubrir su plato con vegetales y frutas de diferentes colores. Trata de usar todos los colores del arco iris.
  • Haz formas divertidas con la comida, por ejemplo, haz una carita feliz en sus pancakes con frutas, trata de usar brócoli como arbolitos, etc.
  • Pídele a tus hijos que dibujen lo que les gustaría comer al siguiente día siguiendo el plato del buen comer.
  • Para los mayores, pídeles que incluyan una receta de un país diferente cada día de la semana a la hora de hacer su menú.

Usa la cocina como una extensión de la escuela

Cocinar no solo les enseña a nuestro hijos a ser independientes, pero también muchos otras cosas como matemáticas (añadir, restar, multiplicar), ciencia (reacciones de diferentes ingredientes como por ejemplo vinagre y bicarbonato de sodio), lectura (leer las recetas y las etiquetas de los ingredientes), historia (de donde vienen nuestra comida), arte (usa diferentes colores y forma figuras con ciertos ingredientes) y mucho más.

Estas actividades no son específicamente para hacer durante la cuarentena. Al contrario, debemos seguir promoviendo hábitos buenos en nuestros hijos aún después de que pase la cuarentena.

Te recomiendo leer estos otros artículos:

Cómo hacer puré de calabaza en casa

Cómo hacer puré de calabaza en casa

Hacer puré de calabaza en casa es muy fácil y rápido. 

Las calabazas son una de mis verduras favoritas.

  1. Me encanta su color naranja vibrante y su sabor suave y cremoso.
  2. Son súper nutritivas. Nos aportan gran cantidad de vitaminas, especialmente la vitamina A, minerales y mucha fibra.
  3. Son súper versátiles en la cocina. Las puedes usar para hacer sopas, platos principales y hasta postres.

 En esta ocasión les quiero compartir la receta de puré de calabaza. Siempre me viene bien, especialmente para cuando quiero sustituir el huevo en recetas de pasteles, pancakes, etc. o también para cuando quiero hacer una sopa cremosa. Es súper fácil de hacer en casa. Yo generalmente hago bastante y luego lo congelo para tener puré de calabaza para todo el año.

 

¡¡¡¡Solo necesitas calabazas para esta receta!!!! También vas a necesitar un horno, una licuadora, un paño de queso o tela limpia (para escurrid)  y un colador.

 

Procedimiento:

  1. Corta las calabazas por la mitad.
  2. Sácales las semillas con una cuchara o con la mano. No las tires, mejor hornéalas para hacer pepitas y comer como botana.
  3. Mete al horno más o menos entre 25-35 minutos a 200 C. Revisa las calabazas, el tiempo dependerá de tu horno, el tamaño de las calabazas y de la cantidad de calabaza que metiste al horno.
  4. Cuando ya estén bien cocidas sácalas del horno y deja enfriar para que no te quemes.
  5. Con una cuchara saca la pulpa y poner en el vaso de la licuadora o procesador de alimentos.
  6. Licua hasta que no queden pedazos grandes y la consistencia sea cremosa.
  7. Pon la pulpa en un paño limpio (como el que se usa para hacer quesos) y deja escurrir en un colador. Deja reposar de preferencia toda la noche o varias horas.

 

Guarda en el refrigerador o congela para usar en otra ocasión.

 

Saludos,

Veggisima

 

Puré de manzana

Puré de manzana

Las manzanas nunca deben faltar en tu cocina. No nada más por ser muy nutritivas, sino porque son muy versátiles y las puedes usar de muchas formas, ya sea crudas o cocidas, enteras o en puré.  En esta ocasión quiero hablar específicamente del puré de manzana, te sorprenderá todo lo que puedes hacer con el.

Puedes comprar puré de manzana ya hecho o hacerlo en casa. Yo prefiero hacerlo en casa, toma nada de tiempo, es mucho más saludable porque no tiene conservadores o azucares añadidos y te puede salir mucho más barato, especialmente cuando las manzanas están de temporada. 

Si compras uno en el super, fíjate que no contenga otro ingrediente como azúcar o conservadores. Los mejores por supuesto son los orgánicos. 

Estos son algunos usos que le puedes dar al puré de manzana:

  • Un alimento perfecto para pequeñitos.
  • Añade puré de manzanas a tus smoothies, a tu desayuno, etc.
  • Úsalo para reemplazar el aceite/mantequilla en ciertas recetas como pasteles, muffins y panes rápidos. Sustituye 1:1, por ejemplo, 1/2 taza (118 ml) de aceite es equivalente a 1/2 taza (56.5 g) de puré de manzana.  No se recomienda usar puré de manzanas en lugar de aceite en recetas para hacer galletas. Mide el puré de la misma manera que mides el aceite, por ejemplo, tazas medidoras.
  • Usa puré de manzana para sustituir el huevo en ciertas recetas. Un huevo equivale a 1/4 taza de puré de manzana. Para que funcione esta sustitución asegúrate que la receta del pan o pastel lleve polvo para hornear. Si la receta que estás haciendo no lleva polvo para hornear y estas sustituyendo el huevo por puré de manzana, añade 1 cucharadita de polvo para hornear por cada 1/4 de taza de puré de manzana que vayas a usar. Esto asegurará que tu pastel, tarta, pan y aveces galletas, salgan esponjosos y ligeros. Asegúrate de reducir un poco el tiempo de cocción también. 

 

 

 

Cómo hacer el puré de manzana

Para hacer tu puré, puedes usar cualquier manzana, aunque el sabor dependerá del tipo que uses. Generalmente las rojas son más dulces y las verdes son más ácidas. 

Ingredientes

  • Manzanas. La cantidad depende de cuanto quieras hacer. Si esta es tu primera vez, prueba con una o dos manzanas. 
  • Ramita de canela
  • Un poco de agua

 

 

Instrucciones

  1. Lava muy bien tus manzanas. Desafortunadamente las manzanas son una de las frutas que contienen mayor cantidad de pesticidas, por eso es preferible comprarlas orgánicas si te es posible. 
  2. Pela la manzana, cortada por la mitad y quitarles el centro. Corta las mitades en rebanadas.
  3. Coloca las manzanas cortadas en una olla.
  4. Añade agua, lo suficiente para cubrir el suelo de la olla. Que no cubra el agua las manzanas. Si pones mucha agua, el pure te quedará muy líquido. O también si le pones mucha agua, le puedes tirar el agua para que no te quede tan líquido, lo cual es una pena porque ese líquido esta lleno de vitaminas. Por eso es mejor usar nada más un poco de agua. 
  5. Añade la ramita de canela, tapa y deja cocinar a fuego lento medio por unos 10 minutos o hasta que las manzanas estén suaves. 
  6. Vierte las manzanas en un vaso de licuadora y licúa hasta obtener una consistencia suave. Si no tienes licuadora, también las puedes machacar con un machacador de papa.
  7. ¡Listo! Puedes usar el puré inmediatamente, guardarlo en el refrigerador por unos días o congélalo para usos futuros. Si lo vas a congelar, te recomiendo que lo congeles en porciones pequeñas, yo uso una charola de cubitos de hielo para congelarlo. 

Veggisima

Calabaza espagueti: Cómo cocinarla

Calabaza espagueti: Cómo cocinarla

¿Conoces la calabaza espagueti? Esta calabaza la descubrí hace muchos años, pero apenas me animé a probarla hace como un año. Me tardé en probarla porque, como a muchos nos pasa, no sabía cómo cocinarla. Es aquí cuando me di cuenta que me estaba perdiendo de algo delicioso. Además, es muy práctica, ya que la puedes preparar en un sinfín de recetas.

Le llaman espagueti porque después de que se cuece, la pulpa se hace tiritas como espaguetis. Su consistencia y sabor se parecen a otras calabazas de invierno. Su nombre es más que nada por la consistencia que obtiene, pero en realidad no sabe, en mi opinión, al espagueti de trigo. Lo que si te puedo decir es que su sabor no es nada fuerte, por lo que puedes darle un sinfín de sabores. Su sabor ligero es perfecto para acompañarlo con sabores fuertes como salsas de tomates, curries, etc.

Cómo preparar la calabaza espagueti en el horno

Lo que vas a necesitar

 

Ingredientes.

1 calabaza mediana

1 ajo de diente machacado

 

 

Equipo

Cuchillo chef filoso

Tabla para cortar

Cuchara grande

Charola para hornear

Tenedor

 

Instrucciones

  1. Calienta el horno a 400 F.
  2. Corta la calabaza a la mitad por la parte larga. De esta forma es más fácil quitarle la pulpa y las semillas. La calabaza es dura, así es que ten cuidado y ve cortando poco a poco
  3. Retira la pulpa y las semillas con una cuchara.
  4. Unta el ajo machacado, de esta manera el sabor del ajo se absorbe mejor.
  5. Coloca las mitades boca abajo en una charola de horno. Agrega un poco de agua a la charola para que se cocinen al vapor y para que no se pegue a la charola.

Aquí te dejo un buen pretexto para comer calabaza espagueti. Calabaza espagueti con picadillo vegano. 

 

¡Provecho!

Veggisima

Calabaza espagueti con picadillo vegano

Calabaza espagueti con picadillo vegano

Esta receta es muy práctica y fácil de hacer. Además es deliciosa. La combinación del sabor ligero de la calabaza con el sabor más fuerte del picadillo es perfecta. Se le llama calabaza espagueti porque cuando raspas la pulpa de una calabaza espagueti cocida, se forman tiritas como de espagueti. Su sabor es muy parecido a otras calabaza de invierno, por lo que es muy fácil combinarla con muchos guisos.

La receta de picadillo que me gusta mucho es la del blog El chiltepín, la dulce cocina vegana. Esta receta es diferente, porque está hecha con nueces y es muy saludable. Para acompañar la calabaza, hago algunos cambios a la receta. Le agrego más salsa de tomate para que bañe muy bien la calabaza y le quito las papas para que no quede tan denso.

Si tú tienes otra receta que te guste más, no dudes en cambiarla. Existen picadillos hechos con diferentes ingredientes, como lentejas, soya texturizada, y hasta “Carne picada vegana”.

Esta receta me gusta mucho porque mientras estás horneando la calabaza, puedes hacer el picadillo y en 45 minutos tendrás una comida hecha y deliciosa.

Ingredientes:

 1 calabaza espagueti

1-2 tazas de picadillo 

Instrucciones:

  1. Hornea la calabaza
  2. Prepara tu picadillo
  3. Retira un poco de la pulpa de la calabaza horneada y mezcla la pulpa con el picadillo. Inmediatamente rellena la calabaza y sirve caliente.

¡Provecho!

Veggisima

Guacamole

Guacamole

El guacamole recientemente ha tenido un auge increíble. Este plato originalmente mexicano, ha ganado popularidad en muchos otros países. Ahora, según encuestas, es el aperitivo más popular durante el super bowl. Y no es para menos, su sabor es delicioso y su preparación es muy sencilla y rápida. Generalmente se come con chips de tortilla o totopos como los conocemos en México, pero en realidad lo puedes usar en un sinfín de recetas. A mí me gusta mucho agregarselo a mis sándwiches, ensaladas y tacos, o comerlo con verduras como zanahorias y apio.
Para que te salga un guacamole perfecto, tienes que elegir el aguacate perfecto. El color y la firmeza del aguacate te pueden decir si está listo o no para usar. Elige los que tienen una piel negra y firme pero no dura al apretarlos cuidadosamente entre tus dedos. Cuando la piel está negra y su consistencia muy blanda o suave, significa que ya está pasado. Los verdes estarán verdes y duros, los cuales los puedes dejar fuera del refrigerador para dejarlos madurar.  

Lo divertido del guacamole es que le puedes ajustar, añadir o quitar ingredientes según tus gustos.  Esta es mi receta.

Ingredientes

2 aguacates, sin piel y sin hueso

1 cucharada de cebolla roja picada (puedes usar otro tipo de cebolla)

El jugo de un limón

5 ramitas de cilantro, picado

1/2 jalapeño, picado

1 cucharadita de ajo en polvo

Sal y pimienta al gusto

 

Instrucciones

1. Machaca los aguacates hasta que quede cremoso.

2. Agrega el resto de los ingredientes y revuelve bien. 

3. Ajusta la sal y la pimienta a tu gusto.

4. Acompaña con unos chips de tortilla o vegetales cortados como zanahorias, pepinos, pimientos dulces, etc.

 

¡Provecho!

Veggisima

Translate »

Pin It on Pinterest