Desafortunadamente esta enfermedad, especialmente la diabetes tipo 2 se puede prevenir en la mayoría de los casos ya que es causada por nuestros malos hábitos y estilo de vida. Lo peor del caso es que lo primero que se nos recomienda cuando somos diagnosticados, son medicamentos y rara vez se nos recomienda cambiar nuestro estilo de vida. Ante el diagnóstico, muchos se rinden pensando que es lo que les tocó vivir, muchos pensamos que es nuestro destino y  le echamos la culpa a nuestros genes. “Si mis padres tuvieron o tienen diabetes, a mí también me va a tocar.”

Lo que quiero con esta información a continuación es que la uses para tomar control de tu salud, no pretendo sustituir una consulta médica. Por favor nunca suspendas medicamentos o cambies tu tratamiento sin la supervisión de tu médico. Habla con tu médico y trabajen juntos para mejorar tu salud. El enfoque debería ser en la restablecer, evitar, disminuir la resistencia de insulina en el caso de la diabetes tipo 2 y no solamente en el control de la glucosa en la sangre.

No todos podemos hacer un cambio, pero todos tenemos el derecho de saber este tratamiento. Recuerda que entre más cambios hagas en tu estilo de vida, más grandes serán los resultados.

¿Qué es la Diabetes?

Es una enfermedad crónica que se caracteriza con la elevación de glucosa en la sangre debido a varios factores que afectan el páncreas el cual produce la hormona insulina. La insulina es la llave que va a permitir entrar la glucosa a todas las células. Desafortunadamente en la diabetes el páncreas puede no estar produciendo suficiente insulina o el cuerpo se hace resistente a la insulina.

Tipos de Diabetes

Diabetes gestacional. Este tipo de diabetes surge durante el embarazo. Esto no significa que la mamá tenía diabetes antes del embarazo, pero si aumenta la probabilidad de que estas mamás sufran de diabetes en un futuro. Generalmente la diabetes gestacional se resuelve después del parto. El ginecólogo generalmente hace análisis de sangre en las semanas 24 y 28 de gestación. Va a tener similitudes con la de tipo 2. Generalmente es causado por falta de cuidado durante el embarazo, al comer mal y al subir mucho de peso. Se recomienda que se vuelva a checar la glucosa en sangre después de la semana 6 y 12 después del parto para verificar que sus niveles regresaron a la normalidad.

Diabetes tipo 1 o diabetes juvenil o infantil. Pero hoy en día podemos verlo en adultos. Se caracteriza porque el páncreas dejó de producir insulina. El tratamiento farmacológico es la insulina. Esta enfermedad se considera autoinmune porque no se sabe precisamente cual fue la causa.

Diabetes tipo 2. El páncreas produce insulina pero no suficiente o produce pero el cuerpo se vuelve resistente. Es decir, el cuerpo no la reconoce. Ya para cuando una persona se le diagnostica la diabetes, el páncreas dejo de producir insulina un 50%. El tratamiento puede ser a través de pastillas, con dosis de insulina. Desafortunadamente, cuando la persona se le diagnostica, no se le da la opción de cambiar su estilo de vida para mejorar o hasta revertir su diabetes.  Desafortunadamente para que el  medicamento se apruebe solo necesita demostrar que puede bajar la glucosa en la sangre. La FDA no pide como requisito que prevenga complicaciones o extienda la vida de la persona.

¿Qué es lo que hace que nuestro cuerpo se haga resistente a la insulina?

– Lipotoxicidad. Acumulación de grasa en nuestros órganos como el hígado, corazón, músculo y el páncreas. Esta grasa en las células va hacer que la insulina no sea reconocida por las células. Me gusta mucho el ejemplo que da el Dr. Barnard cuando explica que la insulina es la llave de una puerta y la grasa es un chicle que está tapando el cerrojo. Cuando quieres meter la llave en el cerrojo no puedes porque está el chicle. Esto mismo pasa con la insulina y las células.  Esto es por sobreconsumo de calorías produciendo obesidad y sobrepeso, dietas altas en grasas, grasas saturadas y grasas trans, y consumo de una dieta alta en carbohidratos refinados, especialmente azúcar.

– Disbiosis. Cuando nuestra flora intestinal está dañada hay un aumento de inflamación en nuestro organismo. Cuando nuestra flora intestinal está dañada puede aumentar la permeabilidad de nuestro intestino. Esto significa que algunas sustancian que generalmente no pasan la barrera intestinal,  pasan al torrente sanguíneo. Esto hace que nuestro cuerpo produzca sustancias de inflamación como las citoquinas y por ende hay una endotoxemia metabólica. ¿Qué lo causa? Una alimentación poco saludable alta en comida procesada la cual es alta en azucares refinados, grasas de mala calidad, baja en fibra, el consumo de alcohol y contaminación química. También la causan los antibióticos, algunos medicamentos, el estrés y una salud bucal pobre.

– Inflamación. Esta inflamación es causada por lo antes mencionado.

– Estrés oxidativo.

Síntomas

Siempre recuerda las cuatro Ps

  1. Ganas de orinar frecuentemente
  2. Polifagia- Hambre constantemente e intensa
  3. Polidipsia- aumento de sed
  4. Pérdida de peso. Identificar personas que no estén intentando bajar de peso

 También se puede presentar

  • Visión borrosa
  • Hormigueo de las extremidades inferiores y superiores
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Infecciones

Factores que influyen

 Antecedentes familiares. Un factor de riesgo. Si ambos padres hay un 80% que los hijos sufren. Los genes se pueden cambiar. Factores que protegen o que afectan. Sin embargo, nosotros podemos modular estos genes con nuestro estilo de vida. Una alimentación saludable y buenos hábitos pueden protegernos de sufrir diabetes. El uso de tabaco, sedentarismo, alimentación mala, dormir poco y mal, estrés fuera de control pueden aumentar nuestro riesgo de sufrir diabetes .

Cómo se diagnostica

Generalmente tu médico te mandará hacerte unos análisis de sangre. Los tres más comunes son la glucosa en sangre en ayunas, prueba tolerancia a la glucosa y la Hemoglobina glicosilada.

 

Rangos dependiendo del diagnóstico                    

 

HgbA1c

Glucosa de sangre en ayunas

Prueba de tolerancia a la glucosa de 2 hrs.

Normal

< 5.6 %

< 100 mg/dL

< 140 mg/dL

Pre-Diabetes

5.7 -6.4%

>100  mg/dL – <126 mg/dL

140 – 199 mg/dL

Diabetes

> 6.5%

> 126 mg/dL

>200 mg/dL

 

 

Factores que nos protegen en la dieta

Factores patogénicos en la dieta

– Fibra

– Fitoquímicos

– Enzimas

– Antioxidantes

– Compuestos antiinflamatorios

– Esteroles

– Pre y probióticos

– Macronutrientes

– Micronutrientes

 

–          Ácidos grasos trans

–          Exceso de grasa saturada

–          Azúcares refinados

–          Exceso de sodio

–          Sustancias químicas contaminantes

–          Productos o sustancias por cocinar a temperaturas altas

–          Pro-oxidantes

–          Neu5Gc

–          TMAO

–          Endotoxinas

¿Qué comer?

No hay una dieta para tratar la diabetes. Este es un abordaje antiguo y obsoleto. El tratamiento debe ser individualizado. Desafortunadamente cuando pensamos en la dieta para tratar la diabetes, pensamos luego luego en evitar o eliminar todo tipo de carbohidratos. ¿Sabías que el porcentaje de calorías provenientes de los carbohidratos tiene poca influencia en el riego de sufrir diabetes? De hecho se puede ver que países como África que su dieta es basada en alimentos altos en almidón (un carbohidrato complejo), son los que menos prevalencia tienen de diabetes. El problema aquí es más bien la calidad del carbohidrato.  Los carbohidratos refinados ya sean simples o complejos son malos para nuestra salud.

El azúcar añadido es un problema mundial. Las pautas alimentarias del 2015 recomiendan consumir menos de 10% de calorías (12 cucharaditas) pero de preferencia debería ser menos del 5% o 6 cucharaditas al día.

Adopta una alimentación basada en plantas

Estas porciones se pueden ajustar dependiendo de las necesidades calorías de cada persona. 

–  Consume 10 o más porciones de vegetales bajos en almidón y fruta todos los días. En un estudio se vio que por cada porción de vegetales verdes, el riesgo de padecer diabetes se reducía un 13%, 10% con otros vegetales, 7% con el consumo de frutas. Trata de incluir todos los colores del arcoíris. Vegetales verdes por lo menos consumir 3 porciones al día.

–  Consume 2 o más porciones de legumbres en cada comida. Una porción equivale a ½ taza de legumbres, tofu o tempeh o 1 taza de peas.

–  Consume 2 porciones o más de granos integrales y vegetales altos en almidón. Una porción equivale a ½ taza de granos o vegetales altos en almidón. Para lograr esto selecciona granos enteros, granos germinados o vegetales altos en almidón. Limita el consumo de granos en forma de hojuelas o inflados o vegetales altos en almidón con grasas y sal.

Evita granos refinados como refrigerios altos en grasa, sal y azúcar y evita vegetales fritos.  En el proceso de refinación como por ejemplo cuando se hacen harinas, el grano es despojado de su fibra, muchas vitaminas y minerales. Desafortunadamente nadie puede comer harina sola sino que le agregamos azúcar, aceite, sal y aditivos.

-Consume 1 o más porciones de nueces y semillas. Una porción equivale a ¼ taza o 2 cucharadas de mantequilla de nueces/semillas. Trata de comer una variedad grande de nueces y semillas para asegurar la obtención de diferentes nutrientes como los Omega 3 (chía, linaza, cáñamo y walnuts), vitamina E (almendras, semillas de girasol), calcio (almendras, chía y semillas de sésamo o ajonjolí), hierro (anacardos), zinc (anacardos y todas las semillas), potasio (almendras, pistachos, semillas de calabaza), magnesio (nueces de Brasil, chía, de calabaza y de sésamo).

Limita alimentos altos en grasa

Las grasas saturadas y las trans afectan la sensibilidad de la insulina. Los ácidos grasos poliinsaturados (proveniente de las plantas) mejoran la sensibilidad de la insulina. Trata de evitar alimentos fritos y altamente procesados, evita el aceite para cocinar, guarda las nueces y semillas en el refrigerador para que no se echen a perder.

Come comida densamente nutritiva y no calórica. Consume y alimentos con un índice glicémico bajo

Controlar porciones aún alimentos saludables como los alimentos altos en carbohidratos complejos o almidón como los granos, vegetales altos en almidón y fruta seca. También alimentos altos en grasas como las nueces, semillas, aguacates, coco, aceitunas

Tener cuidado con el consumo de refrigerios. Generalmente comemos alimentos procesados, bebe agua o te en lugar de refresco aunque sea bajo o sin azúcar. Si vas a comer un refrigerio, que sea un vegetal crudo o fruta fresca.

Consumir suficiente fibra tanto de la insoluble cómo la soluble. Por los menos 20 gr de fibra por cada 1000 calorías. Las mejores fuentes de fibra insoluble son los alimentos de origen vegetal como los granos enteros, nueces, semillas, fruta como manzana, plátanos, dátiles o peras. Las principales fuentes de fibra soluble son los frijoles o leguminosas, avena, semillas de chía y lino, aguacate, cítricos, coles de Bruselas, etc.  Es muy fácil obtener fibra. Una taza de frijoles cocidos nos puede aportar entre 10 a 20 gramos de proteína, un aguacate nos aporta 13.5 gramos, 1 taza de granos enteros cocidos nos puede aportar entre 5 y 10 gramos de fibra.

Mejora tu flora intestinal consumiendo alimentos ricos en prebióticos y probióticosLos prebióticos que es la fibra que está en las plantas. Consume más alimentos ricos en probióticos como alimentos fermentados, reduce el consumo de alimentos altamente procesados, fritos y carne, y evita los edulcorantes artificiales.

Enfatiza alimentos con poderes antiinflamatorios. Aumenta el consumo de hierbas y especias 3 porciones o más. Una porción es de 1/4 cucharadita seco o 1 cucharada de hierbas frescas. Come todos los colores del arcoíris, aumenta el consumo de germinados (este proceso aumenta el contenido de fitoquímicos), alimentos fermentados y té verde. También trata de consumir bayas como fresas, arándanos azules, etc. Estas frutas son las que tienen menos azúcar y mucha fruta y antioxidantes.

Cocción de alimentos. Utiliza un método de cocción con humedad como al vapor, hervir, salteados. Estos métodos reducen la producción de químicos oxidativos. Temperaturas muy altas y secas aumentan la producción de estos compuestos.

 

Reduce el consumo de sodio. Evita lo más que puedan consumir alimentos procesados.

Suplementar o consumir alimentos enriquecidos con vitamina B12 y D

Estilo de vida

Otros hábitos saludables que pueden ayudar a mejorar tu salud.

  1. La actividad física diaria es fundamental. Sea cual sea el tipo de actividad. 
  2. Tener buenos hábitos de sueño
  3. Buen manejo del estrés
  4. Reducir o evitar el consumo de bebidas alcohólicas
  5. Dejar de fumar
  6. Tener una vida social saludable

 

Recursos sobre la nutrición basada en plantas y la diabetes

Páginas/artículos

Libros

  • Neal Barnard’s program for reversing diabetes: The scientifically Proven System for Reversing Diabetes without Drugs.
  • Neal Barnard’s Cookbook for Reversing Diabetes: 150 recipes scientifically proven to reverse diabetes without drugs
  • The Kick Diabetes Cookbook: An Action Plan and Recipes for Defeating Diabetes de Brenda Davis
  • Defeating Diabetes de Brenda Davis y Tom Barnard
  • Diabetic Cookbook and Meal Plan for the Newly Diagnosed: A 4-week Introductory Guide to Manage Type 2 Diabetes
  • Vegan Menu for People with Diabetes de Chef y nutricionista Nancy Berkoff

Documentales

Testimonios y evidencia científica

  • How I reversed My Diabetes and Stopped All Medications with a Plant-based Diet de Marc Ramirez
  • Muchos otros recursos 
  • Mastering Diabetes. Reverse Insulin resistance permanently. 
  • Evidencia científica
  • Trapp CB, Barnard ND. The usefulness of a vegetarian diet for treating type 2 diabetes. Nutritional Diabetes Mellitus and Obesity in Current Diabetes Reports 210; 10(2):152-158
  • Turso, PJ, Ismail MH, Ha BP, et al. Perm J. 2013;17:61-66
  • Ganghi GY, Murad MH, Fujiyoshi A, et al. Patient- important outcomes in registered diabetes trials. JAMA 2008; 299:2543-2549

Pin It on Pinterest