Cuando oímos la palabra probióticos luego luego pensamos en el yogur o en suplementos. ¿Pero qué pasa cuando no consumimos yogur u otros productos lácteos? Te preguntarás que otros alimentos pueden aportarte estas bacterias tan importantes y beneficiosas para nuestro sistema digestivo.

Todos sabemos que los probióticos son necesarios para mantener un balance saludable de bacterias buenas en nuestro intestino. Desafortunadamente este balance se ve afectado constantemente por lo que comemos y bebemos todos los días. Los antibióticos y otros medicamentos, la comida procesada son algunos ejemplos. Por eso, debemos mantener un balance adecuado de bacteria buena en nuestro intestino consumiendo alimentos que nos aportan probióticos. Afortunadamente es muy fácil consumirlos, los alimentos de origen vegetal altos en fibra como frutas, verduras y alimentos fermentados son una gran opción.

Los probióticos nos ayudan a mantener y revertir muchas enfermedades gástricas, intestinales y hasta prevenir diferentes tipos de cáncer y otros padecimientos crónicos.

 

Los alimentos fermentados se han consumido por siglos en diversas culturas por su sabor y sus grandes beneficios. Estos son algunos alimentos fermentados ricos en probióticos que son aptos para vegetarianos y veganos, y que puedes hacer en casa o comprar en tiendas especializadas.

Kéfir

Esta bebida se fermenta con los famosos nódulos de kéfir o también conocidos como búlgaros, hongos tibetanos, pajaritos o tibicos. La bebida es ácida y entre más se deja fermentar, más ácida será. Puedes usar diferentes ingredientes como leches vegetales, agua de coco, agua natural con fruta seca. Los nódulos los puedes conseguir deshidratados en tiendas naturistas o por internet, o frescos a través de alguien que te los regale.  Con el tiempo los nódulos se multiplicarán muy rápido y podrás tú mismo regalar o congelar. Aquí te dejo varias formas de prepararlo y cómo cuidar de ellos.

KEFIR DE LECHE DE SOYA

Kombucha

Este es un té fermentado. También utiliza bacteria viva. Su sabor es parecido a la bebida mexicana hecha con piña llamada tepache. Puedes añadirle cualquier tipo de frutas para cambiar de sabor. Aquí te dejo un video interesante sobre esta bebida saludable. 

Receta para hacer Kombucha casera

Miso

Es una pasta hecha a base de la fermentación del frijol de soya con sal. Este proceso utiliza el hongo koji. El miso es un ingrediente muy común en la cocina japonesa. Su sabor es intenso y lo puedes comprar en tiendas asiáticas o en tiendas naturistas o dietéticas. Existen diferentes tipos de misos, hay claros (miso blanco) y otros más oscuros, como el marrón y el miso rojo hecho con arroz o cebada. El miso blanco es de color amarillo, su sabor es más suave porque se fermenta por un periodo más corto (una semana) y contiene menos sal. El miso rojo tiene un sabor más fuerte, ya que se fermenta hasta por un año y contiene más sal.  Esta pasta la puedes usar en un sinfín de recetas, como la famosísima sopa de miso, pero también la puedes usar para marinar, adobar, para añadirla a salsas y aderezos, y para platos como salteados y estofados.  Aquí está una receta de sopa de miso.

Sauerkraut o chucrut

Este plato típico alemán está hecho con repollo o col fermentada. Aquí te dejo la receta. También la puedes conseguir ya hecha en diferentes tiendas. Puedes comerlo en ensaladas, en sándwiches o como acompañante.

Kimchi

Este es otro alimento fermentado típico coreano y también está hecho con col o repollo Napa, si no lo consigues lo puedes hacer con el repollo o col común. En el video puedes ver cómo hacerlo en casa. También lo puedes conseguir en tiendas asiáticas.

Tempeh

Este alimento está hecho a base de soya fermentada. El tempeh es originario de indonesia. Además de proporcionarnos probióticos, es una excelente fuente de proteína vegetal, fibra, vitaminas y minerales. Para fermentar necesitas conseguir los granos de soya y el fermento que lo puedes comprar en tiendas naturistas o por internet. La dimensión Vegana tiene este video en donde puedes ver cómo se hace en casa. Si no quieres o no tienes tiempo de hacer tu propio tempeh, lo puedes conseguir en tiendas naturistas o dietéticas. Lo puedes comer en diferentes recetas, ya sea como plato fuerte, en sándwiches, etc.

Prueba estos alimentos tan nutritivos e inclúyelos en tu alimentación diaria.

¡A tener un flora intestinal saludable!

Veggisima

Pin It on Pinterest