La almendra y tres diferentes formas de usarla

La almendra y tres diferentes formas de usarla

 

 

Las almendras son un alimento completo y muy saludable, ya que son una muy buena fuente de proteínas, fibra, ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales (calcio en especial).

Los beneficios de hacer en casa estas recetas son muchas:

  • Es más saludable, ya que no llevan conservantes ni otros ingredientes poco saludables
  • Sale mucho más barato
  • Puedes cambiar o ajustar ingredientes según tu gusto
  • Son más ricas que las que compras en la tienda

Estas son las tres formas en que uso las almendras. 

 

1. Leche de almendra. Lo que más me gusta de hacer mi propia leche de almendra en casa, es que puedo jugar con los ingredientes y ajustar, cambiar o añadir ingredientes.  Estas son algunas ideas para usar la leche de almendra:

  • En tu café o té
  • En tu cereal por la mañana
  • Para sustituir la leche de vaca
  • En recetas de postres, sopas y otros guisos

2. Crema o mantequilla de almendra. La crema de almendra no es tan común en ciertos países, por lo que es difícil conseguirla. La buena noticia es que tú la puedes hacer muy fácilmente en casa. Muchas veces las cremas o mantequillas de frutos secos, en esta ocasión la de almendra, contienen ingredientes para alargar su vida, por lo que se les añade conservantes y muchas veces, grasas trans, las cuales son malísimas para la salud. También para hacerlo más llamativo para los niños, se le agrega azúcar refinado. Si prefieres comprarla, fíjate en los ingredientes y evita comprar los que tengan grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas. El uso de la mantequilla de almendras es infinita. Estas son algunas ideas para usar la crema de almendra: 

  • Haz leche de almendra a partir de crema de almendra
  • Cómela con tu fruta favorita como manzanas, peras, plátanos, etc. para un snack o refrigerio nutritivo
  • Añade una cucharada a tu smoothies para hacerlo más nutritivo
  • En recetas como: barritas energéticas, postres como tartas y galletas, en tu cereal por la mañana y hasta en platillos saladas  (platillos asiáticos)

3. Harina de almendra. Esta es la que me gusta más, ya que la puedes hacer con la pulpa que te queda cuando haces leche de almendra. De esta forma no desperdicias la mejor parte de la almendra,  la cual contiene la mayoría de los nutrientes de la almendra y que desgraciadamente se pierden al hacer la leche. También la puedes hacer a partir de almendras blanqueadas y cortadas en pedacitos. Esta harina es libre de gluten, perfecta para aquellos que son intolerantes al gluten.  Estas son algunas ideas para usarla:

  • En postres como galletas, tartas
  • Panes
  • Masa para pizza
  • Guisos salados
  • Para empanizar verduras

¿Y a ti cómo te gusta comerte las almendras?

 

Veggisima

Crema de almendra casera

Crema de almendra casera

Desafortunadamente, en algunos países o ciudades, todavía es difícil encontrar crema de almendra en las tiendas. La buena noticia es que cada vez es más popular. Me acuerdo que hace algunos años solamente la podía conseguir  en tiendas naturistas, de dietética, orgánicas o tiendas muy especializadas. Y si preguntaba por ella me veían raro. Ahora en cambio, la puedo encontrar en cualquier supermercado y no solo una marca, sino varias, y hasta diferentes tipos, cremosa o con pedacitos de almendra o “Crunchy.” Mientras esto pasa en tu país o ciudad, te recomiendo que la hagas en casa. Es facilísima de hacer, no lleva aditivos y además es mucho más barata.  En cuestión a su valor nutritivo, como se usa la almendra entera para hacer la crema, estarás obteniendo todos sus beneficios. Las almendras son muy buena fuente de proteína (una cucharada equivale a 1 onza de carne), fibra, vitaminas especialmente la E, y minerales como calcio, magnesio y hierro. La crema de almendra es una manera fácil y rápida de agregar nutrientes importantes a tu dieta.

Para hacer la crema en realidad solo necesitas almendras crudas, muchos agregan aceite de coco o de oliva para acelerar el proceso, lo cual no creo necesario, las almendras en sí contienen suficiente aceites naturales. También puedes variar tu receta añadiendo cacao en polvo, vainilla, pizca de sal, dátiles para endulzar, azúcar o lo que se te antoje. Esto es una de las ventajas de hacerla en casa.

Sugerencias según mi experiencia

  • Compra almendras crudas por granel o mayoreo para que te salgan más baratas
  • Trata de que las almendras estén lo más secas posible, si las remojas, tuéstalas un poco en tu horno o sécalas en tu deshidratador.
  • Vas a necesitar una licuadora y procesador de alimentos. Ten cuidado de no sobrecalentar el aparato. Es recomendable pulsar en lugar de procesar por tiempos largos
  • Siempre trata de poner suficientes almendras para que las aspas puedan hacer mejor su trabajo, de lo contrario siempre tendrás las almendras en las paredes de la licuadora o procesador mientras que las aspas giran sin tocar las almendras (no sé si me explico)
  • Para hacer la crema de almendra debes ser paciente, no es difícil de hacer, pero si toma su tiempo. El resultado es el premio
  • Agrega los ingredientes extras como cacao, vainilla, etc. al final
  • Guarda en contenedores con tapa en el refrigerador para que no se rancie
  • ¡Unta la crema de almendras en todo! Unta en pan tostado, con manzanas, plátanos, añade una cucharada a tu smoothie para hacerlo cremoso, a cereal por la mañana para hacer un desayuno o snack/refrigerio más nutritivo. También puedes hacer galletas, pasteles y otros postres deliciosos.

Veggisima

Harina de almendra casera

Harina de almendra casera

La semana pasada compartí como hacer leche de almendra. Hoy les quiero compartir como hacer harina de almendra. No sé si a ustedes les pasa, pero a mí me da lástima tirar la pulpa, no solo se tira dinero (las almendras son muy caras para hacer esto), sino que también se desperdicia un alimento muy nutritivo, ya que es aquí en donde se encuentra la mayoría de los nutrientes como fibra, vitaminas y minerales. Además es una opción buenísima para los que son intolerantes o alérgicos al gluten.

  • Solo tienes que poner la pulpa en una charola para hornear cubierta con papel cera.
  • Prende tu horno y ponlo en la temperatura más baja que puedas.
  • Mete la charola y déjala entre 4 a 8 horas o hasta de la pulpa esté completamente seca y dura. También puedes usar un deshidratador de alimentos.
  • Muele la pulpa seca en tu licuadora o procesador de alimentos hasta que quede un polvo fino.
  • Guarda tu harina en un recipiente con tapa en el refrigerador o congelador.

 

Si no haces tu propia leche y no tienes pulpa, pero todavía quieres hacer tu harina de almendra, puedes hacerla a partir de almendras enteras o blanqueadas. Si las blanqueas tu, asegúrate de que estén completamente secas antes de usarlas. Si las llegas a remojar, déjalas secar al aire libre por un día o mételas al horno por un ratito para secarlas.  Después de blanquearlas y secarlas, muélelas en un procesador de alimentos hasta que queden bien trituradas. Solo tienes que fijarte muy bien de no molerlas de más para que  no termines con crema o mantequilla de almendra. Guarda la harina en un recipiente con tapa en el refrigerador o congelador.

Leche de almendra casera

Leche de almendra casera

La leche de almendra hecha en casa, a partir de almendras enteras, es facilísima de hacer y generalmente mucho más rica que la que compras en la tienda, y ni se diga mucho más barata. Además, al hacerla en casa, sabes muy bien qué ingredientes lleva y hasta puedes ajustarlos a tu gusto. Muchas de las leches comerciales llevan ingredientes como azúcar y conservantes, los cuales no siempre son buenos para la salud.

 Algunas sugerencias:

  • Guarda la leche en tu refrigerador hasta por una semana. Acuérdate de agitar tu recipiente antes de servírtela ya que se sedimenta.
  • Si no tomas tanta leche y no quieres que se te eche a perder, congélala en las charolas para hacer cubitos de hielo. Ve utilizando estos cubitos día a día en diferentes recetas como smoothies, en tu cereal por la mañana, en tu café, postres, etc.
  • No dependas de la leche de almendras para cubrir tus requerimientos diarios de calcio, vitamina D y B12. Generalmente las leches vegetales comerciales se fortifican con estos nutrientes a la hora de su procesamiento industrial.  
  • Invierte en una bolsa de quesos, es mucho más practico.
  • La mayoría de los nutrientes de las almendras como la proteína, fibra, vitaminas y minerales se quedarán en la pulpa.
  • No tires la pulpa que te sobra, conviértela en harina de almendra y úsala en diferentes recetas.
  • Si quieres una versión más rápida y fácil, mira esta receta rápida de leche de almendras hecha a partir de crema de almendras.
  • También, si quieres más ideas para hacer diferentes leches vegetales, visita mi tablero de “Leches vegetales” en Pinterest, llevo más de 60 recetas coleccionadas.
Ingredientes

1 taza de almendras remojadas una noche antes

3- 4 tazas de agua. Esto va a depender de la consistencia que desas obtener

2 -3 dátiles remojados en agua con 30 minutos de anterioridad

Una pizca de sal

Vainilla al gusto

Instrucciones 
  1. Luca las almendras con los dátiles, sal agregando el agua poco a poco hazta obtener una consistencia cremosa. Añade más agua si quieres una consistencia más diluida. 
  2. Cuela esta mezcla en una bolsa para quesos o una tela.
  3. Exprime el líquido lo más que puedas. 
  4. Guarda la leche en el refrigerador. Te durará unos cuantos días. 
  5. No tires la pulpa. Mejor usala para hacer harina de almendra

 

¡Provecho!

 

Veggisima

Pin It on Pinterest