La semana pasada compartí como hacer leche de almendra. Hoy les quiero compartir como hacer harina de almendra. No sé si a ustedes les pasa, pero a mí me da lástima tirar la pulpa, no solo se tira dinero (las almendras son muy caras para hacer esto), sino que también se desperdicia un alimento muy nutritivo, ya que es aquí en donde se encuentra la mayoría de los nutrientes como fibra, vitaminas y minerales. Además es una opción buenísima para los que son intolerantes o alérgicos al gluten.

  • Solo tienes que poner la pulpa en una charola para hornear cubierta con papel cera.
  • Prende tu horno y ponlo en la temperatura más baja que puedas.
  • Mete la charola y déjala entre 4 a 8 horas o hasta de la pulpa esté completamente seca y dura. También puedes usar un deshidratador de alimentos.
  • Muele la pulpa seca en tu licuadora o procesador de alimentos hasta que quede un polvo fino.
  • Guarda tu harina en un recipiente con tapa en el refrigerador o congelador.

 

Si no haces tu propia leche y no tienes pulpa, pero todavía quieres hacer tu harina de almendra, puedes hacerla a partir de almendras enteras o blanqueadas. Si las blanqueas tu, asegúrate de que estén completamente secas antes de usarlas. Si las llegas a remojar, déjalas secar al aire libre por un día o mételas al horno por un ratito para secarlas.  Después de blanquearlas y secarlas, muélelas en un procesador de alimentos hasta que queden bien trituradas. Solo tienes que fijarte muy bien de no molerlas de más para que  no termines con crema o mantequilla de almendra. Guarda la harina en un recipiente con tapa en el refrigerador o congelador.

Pin It on Pinterest