Desafortunadamente, en algunos países o ciudades, todavía es difícil encontrar crema de almendra en las tiendas. La buena noticia es que cada vez es más popular. Me acuerdo que hace algunos años solamente la podía conseguir  en tiendas naturistas, de dietética, orgánicas o tiendas muy especializadas. Y si preguntaba por ella me veían raro. Ahora en cambio, la puedo encontrar en cualquier supermercado y no solo una marca, sino varias, y hasta diferentes tipos, cremosa o con pedacitos de almendra o “Crunchy.” Mientras esto pasa en tu país o ciudad, te recomiendo que la hagas en casa. Es facilísima de hacer, no lleva aditivos y además es mucho más barata.  En cuestión a su valor nutritivo, como se usa la almendra entera para hacer la crema, estarás obteniendo todos sus beneficios. Las almendras son muy buena fuente de proteína (una cucharada equivale a 1 onza de carne), fibra, vitaminas especialmente la E, y minerales como calcio, magnesio y hierro. La crema de almendra es una manera fácil y rápida de agregar nutrientes importantes a tu dieta.

Para hacer la crema en realidad solo necesitas almendras crudas, muchos agregan aceite de coco o de oliva para acelerar el proceso, lo cual no creo necesario, las almendras en sí contienen suficiente aceites naturales. También puedes variar tu receta añadiendo cacao en polvo, vainilla, pizca de sal, dátiles para endulzar, azúcar o lo que se te antoje. Esto es una de las ventajas de hacerla en casa.

Sugerencias según mi experiencia

  • Compra almendras crudas por granel o mayoreo para que te salgan más baratas
  • Trata de que las almendras estén lo más secas posible, si las remojas, tuéstalas un poco en tu horno o sécalas en tu deshidratador.
  • Vas a necesitar una licuadora y procesador de alimentos. Ten cuidado de no sobrecalentar el aparato. Es recomendable pulsar en lugar de procesar por tiempos largos
  • Siempre trata de poner suficientes almendras para que las aspas puedan hacer mejor su trabajo, de lo contrario siempre tendrás las almendras en las paredes de la licuadora o procesador mientras que las aspas giran sin tocar las almendras (no sé si me explico)
  • Para hacer la crema de almendra debes ser paciente, no es difícil de hacer, pero si toma su tiempo. El resultado es el premio
  • Agrega los ingredientes extras como cacao, vainilla, etc. al final
  • Guarda en contenedores con tapa en el refrigerador para que no se rancie
  • ¡Unta la crema de almendras en todo! Unta en pan tostado, con manzanas, plátanos, añade una cucharada a tu smoothie para hacerlo cremoso, a cereal por la mañana para hacer un desayuno o snack/refrigerio más nutritivo. También puedes hacer galletas, pasteles y otros postres deliciosos.

Veggisima

Pin It on Pinterest