¿Ya probaste la col rizada o kale? Si no, ¡anímate a probarla! La col rizada ha ganado mucha popularidad en los últimos años y no es para menos. Además de su sabor delicioso, este vegetal de hoja verde oscuro cuenta con un excelente perfil nutricional, ya que contiene nutrientes importantes y necesarios para mantenernos sanos. Es una fuente rica de fibra, vitaminas A, C y K, en minerales importantísimos como el hierro, calcio y potasio, ácidos grasos omega 3 (121mg/taza) y omega 6 (92mg/taza), proteína (2.2 g/taza y antioxidantes, sustancias que nos protegen contra el cáncer y muchas otras enfermedades inflamatorias. También es importante mencionar que gracias a su contenido de agua, la col rizada es baja en calorías (33Kcal/taza) por lo que es perfecta para aquellas personas que están tratando de recudir el consumo de calorías. Según esta página también se le conoce como: berza italiana, brecolera, col gallego, col crespa, col enana, col escocesa, col forrajera, col caballar.  Aclaro que este tipo de col no es el mismo tipo que la col o repollo que se encuentra más comúnmente en las tiendas y mercados.

¿En donde la puedo conseguir?

Dependiendo en donde vivas, la puedes encontrar tanto en supermercados como también en mercados orgánicos y tiendas de dietética. El blog Intentos culinarios especifica varios lugares en México en donde la puedes conseguir.  Si no la puedes conseguir en ningún lado, te recomiendo que compres semillas, en internet las puedes conseguir, para que siembres y coseches tu propia col rizada.

¿Cuántos tipos de col rizada existen?

Existen 3 tipos: la col rizada o verde, la col morada y  la col lacitano. Esta ultima también se le conoce por los nombres de Dinosaurio (porque luce como piel de dinosaurio) o Toscan kale.

¿A qué sabe?

Tiene un sabor especifico, único de la col rizada. Lo que sí es importante saber, es que las hojas tiernas tienen un sabor más suave y menos fuerte, y a su vez, las hojas maduras tienen un sabor más intenso. Si te molesta este sabor fuerte, trata de comer tu col lo más fresca y lo antes posible, unos dos días después de comprarla.

¿Cómo escoger a la hora de comprar?

Fíjate que las hojas tengan un color verde fresco, que no tengan manchas y que los bordes no estén amarillos.

¿Qué diferencias hay entre los 3 tipos de col rizada y cuando es mejor usarlas?

Las diferencias están en la textura y la apariencia. La única diferencia entre la col verde y la Lacitano o Dinosaurio es su apariencia. Las dos tienen el mismo sabor y textura y ambas se pueden usar en todo tipo de recetas. Por su textura más gruesa, muchos prefieren usarlas en platillos cocinados. En lo personal, a mi no me molesta esta consistencia.

En cambio, la morada tiene una textura mas suave, perfecta para platillos crudos o ligeramente cocidos.

¿Cómo la preparo, cómo se puede almacenar y cuanto tiempo dura? 

Es buena idea prepararla antes de almacenarla, de esta forma la tendrás lista para cuando la necesites. Yo por lo general les quito el tallo. Esto lo puedes hacer con un cuchillo, unas tijera o con tu mano. No tires los tallos, guárdalos para cuando hagas un jugo verde.

 

Este video enseña como quitar el tallo con tus manos de una manera  rápida y práctica.

Hay varias formas de almacenarla.

  1. Tal y como la compras. Después de comprar tu col, almacénala en el refrigerador envuelta en una toalla de papel húmeda y en una bolsa de plástico. Te puede durar entre 2 días hasta una semana, dependiendo de que tan fresca la hayas comprado.
  2.  En tiritas o cortada. Después de lavarla y secarla muy bien, quítales el tallo como se demuestra arriba, córtala en tiritas y almacénala en bolsas que cierren herméticamente (sacando el aire lo más posible) en el refrigerador.
  3.  Deshidratada. Puedes deshidratarla con un deshidratador de alimentos o en tu horno (en la temperatura mas baja que puedas por varias horas). Ya que está deshidratada, pasa las hojas secas por una licuadora o molino y almacénalas en un bote o recipiente de vidrio con tapa. Espolvorea la col seca sobre diferentes platillos, ya sea a la hora de su preparación o al final. Esta forma es perfecta para los que no se terminan de convencer del sabor y la textura de la col.
  4.  Congelada. Lava las hojas y sécalas muy bien, ponlas en charolas para hornear y mételas al congelador. Después de varias horas, sáca las hojas del congelador y mételas en bolsas. Regrésalas al congelador. De esta froma, te duraran por más un mes.

 

¿Cuáles son algunas recetas que recomiendo?

Smoothie verde de col rizada, en dips, ensaladas (no uses la deshidratada o congelada para estas recetas), platillos con lentejas, frijoles, otros vegetales, en sopas, etc.

 

Espero que esta información sea de utilidad.

¡Saludos!

 

Veggisima

Pin It on Pinterest