Los chips de col rizada pueden ser un snack perfecto para grandes y pequeños, ya que  son muy prácticos para llevar a cualquier lugar, como a campamentos, a la escuela, al trabajo o simplemente de botana en una reunión o fiesta. Si no estas familiarizado y te interesa aprender más sobre la col rizada, aquí te explico con más profundidad todo lo que necesitas saber sobre ella como, sus propiedades y beneficios, en donde encontrarla, como escogerla a la hora de comprarla, como luce y sabe, etc.

 

En lo personal, yo prefiero usar la col rizada o verde porque tienen más textura. Te recomiendo que compres las hojas enteras y no la col rizada que viene en bolsa, los pedazos son muy pequeños y te tomará más tiempo el proceso de bañarlas. Los dos ingredientes base que siempre vas a necesitar son aceite de oliva y sal. Puedes usar solamente estos dos ingredientes  para hacer unos chips simples o añadir otros condimentos como ajo en polvo, levadura nutricional, cebolla en polvo, hierbas en polvo, chile en polvo o los que tengas a la mano para darles un sabor más intenso. Como buena mexicana, a mi me encantan con chile y limón.

 

Preparación:

1. Lava y seca muy bien las hojas.

2. Retira el tallo con tus manos, unas tijeras o cuchillo como se demuestra en la foto.

3. Corta la hojas en pedazos medianos o grandes y deja aparte.

4. Mezcla tus condimentos favoritos o los que tengas a la mano con aceite de oliva y sal. Mi receta favorita lleva lo siguiente (prueba y ajusta las cantidades de los condimentos según tus gustos):

  • 2 cucharaditas de aceite de oliva
  • el  jugo de 1/2 limón
  • 1 cucharadita de levadura nutricional
  •  chile en polvo al gusto (opcional)
  • ajo en polvo, cebolla en polvo, sal y pimienta al gusto

5. Con tus manos, y con un poco del aceite o aderezo, cubre muy bien las hojas sin que queden escurriendo. Coloca las hojas sobre una charola para hornear cubierta con papel cera o en las charolas de tu deshidratados y en una sola capa, no las amontones.

6. Si usas tu horno, ponlo en la temperatura más baja, mete la col rizada  y hornea por 10 minutos, gira la charola y hornea por otros 15 minutos o hasta que las hojas estén crujientes. Este tiempo funciona en mi horno y puedes usarlo como guía, pero acuérdate que todos los hornos son diferentes, así es que no dejes de vigilar tus chips y ajustar el tiempo para que no se te quemen. También, el tiempo va a depender de que tan grande son los pedazos, la humedad del medio ambiente, que tan mojadas estaban las hojas y hasta que tan frescas estaban.

Si usas un deshidratador de alimentos, sigue las instrucciones que vienen incluidas, el tiempo y la temperatura también varían dependiendo del deshidratador que tengas.  Yo tengo un Excalibur y dejé deshidratar mi col por 3 horas a 43 grados centígrados o 110 grados Fahrenheit.

Déjalos enfriar por un rato. Los puedes comer de inmediato o guardar en un recipiente o bolsa que no permita entrar aire para que no se aguaden, ya que absorben la humedad del ambiente. También, si no los comes ese mismo día, desmorona las hojas deshidratadas y guárdarlas en un bote. De esta forma las puedes usar en diferentes guisos como sopas, dips, etc., buenísimo para los que no les gusta su sabor o su textura.

 

¡Que rico!

Saludos

Veggisima

Pin It on Pinterest