Consejos prácticos para viajar siendo vegano

Consejos prácticos para viajar siendo vegano

¡No puedo creerlo, las vacaciones de verano ya están aquí! El año escolar se pasó de volada, entre actividades escolares y extracurriculares no hubo tiempo de otra cosa. Pero ahora es tiempo de planear actividades divertidas y alguna que otra salida de vacaciones.

No sé si a ustedes les pasa, pero a mí me estresa mucho lo de las comidas cuando estoy viajando. La incertidumbre de no saber en dónde comer, o si voy a poder encontrar opciones veganas en mis vacaciones, o si voy a poder comunicarme con el mesero para explicarle lo que quiero y no quiero comer, o de terminar comiendo comida chatarra porque fue lo único que encontré, me pone nerviosa y no me deja disfrutar totalmente de mis vacaciones. Después de varios pruebas y fallos durante estos años, he aprendido varias cosas para evitar este estrés y pasármela súper en mis vacaciones. Espero que te sirvan estos consejos, tenlos a la mano para cuando estés planeando tus vacaciones y no  termines comiendo ensaladas simples y papitas fritas.

LA CLAVE ES PLANEAR CON ANTICIPACIÓN

Búsqueda de restaurantes:

Yo sé que la planeación puede ser un poco aburrida, pero lo agradecerás cuando estés de vacaciones, ahorrarás tiempo y esfuerzo. Con la tecnología de hoy en día, buscar restaurantes  “vegg-fiendly” es muy fácil, ya sea desde tu teléfono por medio de aplicaciones, o desde tu ordenador a través de páginas. Las aplicaciones gratis que más uso son VegoutHappyCow y Vegman. Las páginas que más uso son HappyCow, Veg guide y Urbanspoon. Después de encontrar los restaurantes, uso Google Maps para ver más o menos por dónde están y verificar las distancias entre los lugares que estaré visitando. Luego, escribo en un papel las direcciones de todas las opciones que me gustaron para tenerlas a la mano y por si no tengo internet durante mis vacaciones. También busco los grupos, organizaciones o asociaciones vegetarianas o veganas del lugar al que voy a visitar, ellos pueden darte recomendaciones útiles, va y hasta te toca alguna actividad o evento vegano durante tu visita.

Búsqueda de tiendas, supermercados o mercados:

Cuando viajas al extranjero por avión, es muy difícil llevarte suficiente comida desde tu casa, como por ejemplo cuando se viaja en coche y cerca de casa. Busca tiendas cerca o de paso a tu destino para que te compres snacks o  refrigerios saludables. Compra alimentos que no sean perecederos, que no necesiten refrigeración y que sean prácticos y fáciles de comer (sin utensilios de preferencia).  Las frutas como plátanos, manzanas, uvas, naranjas, mangos, etc. son un buen ejemplo, no necesitan refrigeración y pueden aguantar varios días en tu maleta o mochila. También es importante que consigas alimentos ricos en proteína como nueces enteras y/o cremas o mantequillas de nueces, leguminosas secas como edamames, garbanzos o cacahuates asados o secos. Estos alimentos ricos en proteína también son altos en fibra, dos nutrientes importantes para mantenerte satisfecho y que te aportarán la energía necesaria para caminar y visitar lugares.  Para tu café por la mañana consíguete leches vegetales en caja Tetrapak o en polvo. Para un desayuno rápido y barato, yo compro paquetitos de avena (fíjate en la lista de ingredientes, muchos tienen productos de leche de vaca).

Barrera de idioma:

Si de por si es difícil estar explicando al mesero lo que no podemos y podemos comer en nuestro propio idioma, ahora imagínense en otro idioma. Por eso es muy importante buscar y escribir las palabras más comunes que expliquen lo que quieras en el idioma del país que estés visitando. Pregunta al personal del  hotel en el que te estás quedando que te ayude a escribir oraciones como “Soy vegano, no como…….”. Así al llegar al restaurante solo tienes que enseñar lo que tienes escrito.

 

Búsqueda de hospedaje:

Trata de encontrar hoteles que tengan cuartos con nevera o refrigerador y cocineta, y más si viajas con niños. No nada más te da la oportunidad de tener comida fresca, sino que también de ahorrar dinero, ya que puedes desayunar y cenar en el hotel. Solo tendrías que preocuparte de encontrar un restaurante durante el día en tu tour.   También puedes encontrar hospedaje que sea veg-friendly. Visita veganhotels.com.

Búsqueda de viajes veganos

Existen varias compañías que se dedican a hacer tours vegetarianos o veganos. VegVoyage tienen tour en Asia y VegetarianVacations ofrece veggie tours en diferentes partes del mundo. También existen cruceros veganos.

En fin,  existen muchos recursos e ideas buenísimas para lograr unas excelentes vacaciones veggies. Si quieres más lugares veggies por el mundo, visita mi tablero de “Lugares veganos en el  mundo” de Pinterest, un tablero en donde puedes encontrar muchos otros lugares.

Estas son algunas ideas, espero que te sirvan para tus próximas vacaciones. Si tienes otras ideas o información útil, no dudes en compartir.

Saludos

Veggisima

Chía: dos recetas, tres postres

Chía: dos recetas, tres postres

Como vegana siempre estoy buscando la manera de incorporar o incluir alimentos que me proporcionen nutrientes claves. En este caso se trata de los ácidos grasos omega 3. Ya que no consumo alimentos de origen animal, y mi alimentación está totalmente basada en plantas, es importantísimo para mi salud incluir alimentos ricos en este acido graso esencial, el cual es necesario para mantener un sistema nervioso y cardiovascular sanos. Además, las fuentes vegetales de omega 3 (semillas de linaza, cáñamo y chía), son ricas en fibra, proteína, antioxidantes, vitaminas y minerales.

Aunque uso con frecuencia estas semillas maravillosas, siempre las uso de la misma manera, en licuados. Por lo que decidí buscar recetas en donde se usan de diferentes maneras. Esta vez me dediqué solamente a buscar recetas con semillas de chía, y vaya sorpresa que me he dado, y aunque soy mexicana, y la chía es un alimento muy común en mi país, nunca la llegué a probar en México, sino hasta que me volví vegana  hace ya unos años.  Es muy común el agua fresca con chía, puedes hacer cualquier agua fresca o agua de frutas y añadir la cantidad de semillas que quieras dependiendo de lo espeso que te guste. Se las recomiendo muchísimo, es muy refrescante y muy nutritivo.

En mi búsqueda, encontré estas dos recetas deliciosas, que además de fáciles y rápidas de hacer (¡solo llevan 3-4 ingredientes!) son muy nutritivas, bajas en calorías pero ricas en nutrientes.

MERMELADA DE FRESA

Esta mermelada no lleva ningún conservante, tiene menos azúcar que las que se encuentran en la tienda y, gracias a sus ingredientes frescos, es una excelente fuente de fibra, omega 3, antioxidantes, vitaminas y minerales. Esta receta la encontré en el blog Eating Bird Food. Generalmente se usa pectina para espesar y gelificar las mermeladas, en esta receta la chía funciona como tal. Esta es una idea de muchas, trata de hacer tus propias combinaciones de frutas y sabores.

Ingredientes 

1 taza de fresas (frescas o congeladas)

1 cucharada de semillas de chía

1 cucharada de agua

Stevia líquida para endulzar (opcional)

Preparación

  1. Si estás usando fresas congeladas, déjalas descongelar.
  2. Mchaca las fresas con un tenedor.
  3. Añade las semillas de chía, agua y estavia. La autora agregó dos gotas. Yo no usé ningún endilzantes. Mezcla bien.
  4. deja reposar en el refrigerados durante 30 minutos. Sirve frio.

PUDDING DE CHOCOLATE

¡Mi mejor pretexto para comer semillas de chía! Este postre  es increíblemente delicioso, pero sin las calorías, así que no dudes en comerlo en el desayuno, la comida, la cena o como refrigerio.  Esta receta también es facilísima, rápida y muy nutritiva. La receta original es del blog The Iron You. Esta receta es apta para veganos y crudiveganos ya que no contiene ningún ingrediente de origen animal, para celiacos o los que están tratando de reducir el consumo de gluten, diabéticos ya que no contiene ningún tipo de azúcar refinado o para los que están tratando de reducir el consumo de calorías.

 

Ingredientes

3/4 taza de leche vegetal

1/2 taza de plátano congelado

2 cucharadas de cacao en polvo si endulzar

2 cucharadas de semillas de chía

 

Preparación
  1. Licua el pátano y la leche vegetal en una licuadora hasta que el plátano se deshaga completamente.
  2. Añade el cacao y las semillas de chía. Licua hasta que tenga uan consistencia cremosa.
  3. Vierte la mezcla en un recipiente o molde. Refigera durante 30 minutos.
  4. Sirve frio. 

PUDDING DE CHOCOLATE CON MERMELADA DE FRESA

Esta receta es una combinación de las dos recetas de arriba. ¡Un accidente delicioso! Siempre pruebo mis creaciones después de fotografiarlas, esta vez usé las misma cuchara para las dos, fue así que descubrí que combinándolos salía otro postre súper delicioso. Las dos recetas se complementan perfectamente, lo acido de la mermelada junto con lo dulce del chocolate hacen que se acentúen los sabores, además de que me encanta la combinación del color de la fresa y el del chocolate juntos, un postre con una presentación linda para reuniones o fiestas.

Leches vegetales: algunas consideraciones

Leches vegetales: algunas consideraciones

 

Las bebidas o leches vegetales son cada vez más populares y más fáciles de encontrar en los supermercados. Estas son varias recomendaciones que te pueden ayudar a seleccionar la mejor para ti. 

-Todas las leches vegetales te sabrán muy diferentes a la leche de origen animal. Dale la oportunidad a tu paladar a que se acostumbre.

-Prueba diferentes tipos y marcas de leches, el sabor varía entre una y otra. Las más conocidas son: la de soya, arroz, almendra y coco. También las hay de nueces de la India, semillas de ajonjolí, cáñamo, de linaza, avena entre otras.


– Algunas son más cremosas que otras, la de arroz, por ejemplo, es muy liquida mientras que las de nueces son más cremosas.


-Así como la leche de vaca es fortificada, también las leches vegetales son fortificadas con calcio, Vit B 12 y Vit D2 ( checa las etiquetas). Si estás buscando la mejor opción con más nutrientes, elige estas las leches vegetales. Generalmente se encuentran en los refrigeradores de los supermercados. Estas leches contienen más o menos la misma cantidad de calcio que la leche de vaca. Una taza de leche de soya fortificada (depende de tu páis) contiene 30% del requerimiento diario de calcio y 45% del requerimiento diario de vitamina D, lo cual es similar a lo que nos aporta la leche de vaca. La leche de vaca es fortificada con vitamina D, igual las leches vegetales. Las leches vegetales aportan 50% del requerimiento diario de vitamina B12. 

-Asegúrate de agitar el envase antes de servírtela, ya que se sedimenta. 


– La mayoría vienen en sabor vainilla, chocolate,sin endulzar, semidescremada, etc.

– Si estás buscando consumir más proteína, la leche de soya y de guisante son las que tienen más proteína. Cada taza contiene entre 7-8 gramos de proteína, lo cual es similar a la cantidad que aporta la leche de vaca. La leche de cáñamo contiene más o menos 5 gramos de proteína por taza. En cambio, las leches de almendra, arroz, coco, etc. contienen solamente 1 gramo de proteína por taza. 


-Si no consigues alguna que te guste, puedes intentar hacerlas en casa, sabrán mucho mejor, además de que puedes decidir que tan aguada o cremosa la quieres y ajustar ingredientes como vainilla, canela, etc. según tus gustos.

Prueba la leche de almendra hecha en casa, te encantará. Si no sabes que hacer con la pulpa de las almendras después de hacer tu leche, lee mi post “La almendra y tres diferentes formas de usarla”. O si no,  prueba mi receta rápida de leche de almendra usando crema o mantequilla de almendra.

También, si quieres, visita mi tablero de “Leches vegetales” en Pinterest, llevo más de 70 recetas coleccionadas.

Espero que esta informacón te sea de utilidad.

 

Veggisima

Pin It on Pinterest