¡Esta forma de comer manzanas te va a encantar! No solo porque son deliciosas, sino porque es muy práctico. Estas son mis razones:

  1. Es una forma estupenda de preservarlas. Pueden duran almacenadas por más tiempo
  2. No te quedas pegajoso después de comerlas (especialmente los niños)
  3. Puedes comerlas así solamente como un snack o aperitivo saludable, o añadirlas a tu cereal por la mañana. También las puedes rehidratar con agua y usarlas en todo tipo de recetas como tartas, pasteles y otros postres
  4. Son más fáciles de llevar a cualquier lugar, ya sea a la escuela, a un campamento, al trabajo, etc.
  5. Son más baratas que las manzanas deshidratadas que encuentras en la tienda
  6. Sabes exactamente que otros ingredientes tienen o no. Generalmente las que compras en la tienda son tratadas con sulfuro y se les añade azúcar para preservarlas
  7. Ahorra comprando manzanas cuando estén de temporada, generalmente en el verano hasta otoño y hasta  invierno en el caso de algunas variedades.

Muchos recomiendan pelar las manzanas, quitarles el corazón y las semillas, y remojarlas en agua con limón, jugo de frutas o acido cítrico para prevenir que se oxiden y cambien de color.

Al principio les quitaba el corazón y las semillas, ahora las dejo con todo y todo.  No las pelo porque las compro orgánicas y tampoco las remojo en agua con limón porque no me molesta el color. Pero tu puedes hacerlo a tu gusto. Al deshidratarse, la piel y el corazón se ablandan y las semillas se caen solitas. De esta forma estás consumiendo cada gramo de fibra y nutrientes de la manzana. ¡Nada se desperdicia!   Yo uso cualquier variedad de manzanas.

Ingredientes

  • Manzanas
  • Charolas para hornear
  • Horno o deshidratador
  • Canela, nuez moscada, o el que gustes (opcional)

Preparación

  1. Si vas usar tu horno, precaliéntalo a la temperatura más baja (100 grados centígrados o 200 grados Fahrenheit)
  2. Lava y seca muy bien las manzanas.
  3. Con una mandolina, corta la manzana en rodajas delgadas
  4. Coloca las rodajas en una charola para hornear cubierta con papel cera o en las rejillas de tu deshidratador. Si quieres, ahora puedes espolvorear la canela, nuez moscada o el condimento que quieras. También lo puedes hacer después de haberlas secado.
  5. Horno: mete las rodajas al horno por 90 minutos. Sácalas, voltéalas y mételas de nuevo al horno. Hornéalas durante otros 60 minutos o hasta que estén crujientes. Acuérdate que todos los hornos son diferentes, ajusta el tiempo y temperatura según tu horno. También la duración va a depender del grosor de las rodajas y la humedad del ambiente.
  6. Deshidratador de alimentos: También el tiempo de deshidratación va variar dependiendo de la humedad del ambiente, del grosor de las rodajas, que tan frescas sean y que tan grande es tu deshidratador. Te aconsejo que te guíes con el instructivo de tu deshidratador. Yo tengo un Excalibur y me tomó más o menos 5 horas con una temperatura de 54 grados centígrados.

 

 

 

¡A disfrutar! Espero que les guste esta forma muy fácil, práctica y diferente de consumir manzanas . No dudes en dejar tus comentarios.

Saludos,

Veggisima

Pin It on Pinterest