Estas 10 estrategias están dirigidas a todo profesional de la salud, especialmente a los nutricionistas, que están interesado en cómo asesorar a un paciente vegano. Son puntos muy importantes que te ayudarán a tener una consulta exitosa, en donde tanto tú, el profesional, como el cliente saldrán contentos.

Puntos importantes a la hora de asesorar nutricionalmente a un paciente o cliente vegetariano/vegno

  1. Infórmate y obtén información de fuentes confiables: Usa recursos basados en evidencia científica. Existen muchas organizaciones y muchos profesionales de la salud que avalan esta forma de alimentación. Estos son unos ejemplos:                        

  En la sección de recursos de Veggisima puedes encontrar todas y muchas más fuentes, incluyendo libros, un directorio de nutricionistas y doctores que se especializan en la nutrición vegetariana y vegana, blogs de recetas vegetarianas y veganas, organizaciones profesionales que avalan la nutrición basada en plantas.  

  1. Familiarízate con los diferentes tipos de vegetarianos. Es muy importante que sepas distinguir qué tipo de vegetariano estás consultando para saber cuáles son los alimentos permitidos para tu cliente y cuáles no dependiendo del tipo de dieta vegetariana que quiera seguir. Existen pescovegetarianos, lacto-ovo vegetarianos, lactovegetarianos o veganos. Un ovolactovegetariano no come ningún tipo de carne, incluyendo pescado, pero puede comer huevo y lácteo. Los veganos, por el contrario, no consumen ningún tipo de alimento de origen animal, como huevo, lácteos y sus derivados. Muchos vegetarianos o veganos consideran otros aspectos políticos a la hora de elegir sus alimentos, como por ejemplo el uso de pesticidas o condiciones de trabajo de las compañías que producen nuestra comida.
  1. Descubre qué es lo que les está motivando hacer el cambio. Hay diferentes motivos detrás de las diferentes dietas vegetarianas. Generalmente son por razones de salud, temas de bienestar animal o ético y ecología. Los veganos éticos no consumen ningún tipo de producto de origen animal, no solo en su dieta, sino tampoco en su vestimenta, diversión y productos de belleza. En cambio los veganos por razones de salud siguen lo que se llama Whole Foods Plant-based diets (WFPB sus siglas en inglés) o alimentación 100% basada en alimentos de origen vegetal. Este grupo no solo evita todo tipo de productos de origen animal, sino también alimentos procesados o refinados como arroz blanco, pan blanco y aceites vegetales.
  1. No subestimes la convicción de tus pacientes que están interesados en hacer el cambio. Algunos, especialmente los que siguen la dieta WFPB, tienen mucho interés en este tipo de alimentación para reducir sus enfermedades crónicas a través de esta dieta. Ellos están un paso más adelante de los demás, ya que el consumo de alimentos de origen vegetal, como los vegetales y frutas, está asociado con el mejoramiento de la salud, y este pensamiento lo debemos apoyar siempre. Por otro lado, los veganos éticos se preocupan más por el bienestar de los animales y del planeta que de su salud, y tienden a comer más productos veganos procesados que alimentos saludables de origen vegetal. Ya sea cual sea el interés o motivo de tu cliente, es muy importante reconocer, entender y respetar su elección para así poder asesorarlos, dar recomendaciones adecuadas y personalizadas. Esta motivación e interés en cambiar su alimentación es totalmente aceptable cuando lo único que quieren es mejorar su salud, reducir sufrimiento animal y proteger el ecosistema. Al final, que mejor que tener clientes o pacientes que quieran consumir más frutas y vegetales.
  1. Establece un sentido de confianza y relación positiva con tu paciente/cliente. Enséñales que entiendes su motivación, aunque no compartas la misma forma de pensar. Esto ayudará con la dinámica de la consulta. Desafortunadamente los veganos desconfían de los profesionales de la salud, ya sea doctores, enfermeras, nutricionistas, etc. Muchos tienen la idea de que no se les va a entender y que se les regañará por no querer consumir alimentos de origen animal. La realidad es que en parte tienen razón, muchos profesionales de la salud siguen recomendado y empujando alimentos de origen animal a sus clientes/pacientes. Esto desanimará a tus clientes y los empujará a buscar información en el internet o encontrar ayuda de personas que se dicen expertos en la materia sin tener una formación académica. Al no tener ayuda de un profesional con conocimientos en el tema, las personas pueden tener un mayor riesgo de sufrir deficiencias y hasta enfermarse si no siguen bien una alimentación basada en plantas. La mejor forma de entender el motivo por la que tu cliente quiere hacer el cambio y qué es importante para ellos, es haciendo muchas preguntas. Así podrás ayudar a tus clientes a derribar mitos y proporcionar información con bases científicas.

6. Conoce bien a tu cliente. ¿Tiene acceso a comida saludable por donde vive?, ¿le gusta o sabe cocinar?, ¿qué posibilidades económicas tiene?, ¿está listo para hacer cambios fuertes o pequeños? Trata de descubrir estos detalles para que puedas hacer las recomendaciones adecuadas.

  1. Propone menús simples. Recomienda un menú vegano simple con opciones fáciles para hacer en casa. Usa recetas con pocos ingredientes conocidos. No hay como un plato sencillo con arroz, frijoles y vegetales.
  1. Piensa cómo cubrir necesidades nutricionales con alimentos de origen vegetal. En papel puede lucir una dieta muy restrictiva y difícil de llevar. Es verdad que seguir una dieta vegana requiere de mucha motivación, pero no mucho más de lo que cualquier otro cambio de dieta o hábito requiera. Existe un sinfín de opciones para lograrlo. Por ejemplo, recomienda consumir leguminosas, granos enteros, nueces y semillas para cubrir necesidades proteicas. Recomienda vegetales de hoja oscura para cubrir las necesidades de calcio. Recomienda semillas de lino molidas para cubrir las necesidades de ácidos grasos omega 3.
  1. Enfócate más de donde provienen las calorías. La mayoría de los alimentos de origen vegetal son densamente nutritivos. Esto significa que contienen más nutrientes por caloría. Esto permite comer más (volumen) y menos calorías. Esto se debe principalmente por el alto contenido de fibra que estos alimentos contienen. Tienen más volumen por lo que pareciera que se come más. La fibra insoluble no proporciona calorías y la fibra soluble nos aporta solo algunas calorías en forma de ácidos grasos de cadena corta. Los aguacates, semillas, nueces y coco, en cambio, son densamente calóricos gracias a su contenido alto en grasas. Estos son perfectos para personas que requieren más calorías como los atletas y niños en etapas de crecimiento por ejemplo. Por otro lado, muchas personas al principio de su transición dependerán de muchos  alimentos procesados veganos, como todo tipo de helados, imitación de carnes, etc. A estos pacientes se les deberá aconsejar reducir o limitar el consumo de estos productos y recomendarles incluir alimentos enteros de origen vegetal en su alimentación diaria.

10. Recomienda un suplemento de vitamina B12. Pacientes que no consumen ningún alimento de origen animal deben tomar un suplemento de vitamina B12. Abundan mitos en el mundo de la dieta vegana sobre este tema. La vitamina b12 presente en la espirulina, tempeh y alimentos fermentados es un análogo y no son fuentes fiables de vitamina B12.

Espero que estas recomendaciones te sirvan a la hora de consultar a un paciente vegano. Podrás no estar de acuerdo con la selección de tu paciente, pero para que nos vean como los expertos en nutrición, necesitamos estar familiarizados con la alimentación vegana o 100% basada en plantas. Para concretar estas 10 recomendaciones, me basé en las recomendaciones del nutricionista veganos Matt Ruscigno que publicó en un artículo en la revista Today’s Dietitian, de octubre 2017, Vol.19 No. 10

Pin It on Pinterest