Muchos van a la biblioteca a leer, yo voy al supermercado a leer. Como nutricionista, siempre estoy leyendo las etiquetas de los alimentos que encuentro en el supermercado. Me intrigan todos esos nombres raros que muchos productos tienen y siempre salgo sorprendida al ver como la industria nos trata de persuadir, seducir, convencer para que compremos sus productos. Y lo que he aprendido sobre los años es que cuando encontramos palabras “Natural”, “Libre de…”, “Bajo en…”, “Light”, “Buena fuente de…”o “Saludable” no siempre hay que creerlo. Por eso la importancia de saber cómo leer las etiquetas. No solo leas la parte de enfrente, también lee la parte de atrás en donde se enlistan los ingredientes y los porcentajes de los componentes de los alimentos (grasas, proteína, carbohidratos, fibra, vitaminas, etc.). Cada país tiene su propio formato, pero son muy parecidos y tienen el mismo propósito. En este post titulado “Cómo leer las etiquetas nutricionales en alimentos enlatados, envasados o procesados” te explico de forma sencilla lo básico para entender en qué hay que fijarse a la hora de leer las etiquetas.  En el caso de alergias y restricciones alimentarias, leer etiquetas nutricionales es imprescindible  y necesario. En el caso de los veganos es también imprescindible, ya que muchos alimentos de origen vegetal que en su estado natural son aptos para veganos, no lo son después de haber sido procesados.  En algún momento del  procesamiento de estos alimentos se les agregó algún ingrediente de origen animal para su conservación o aumentar su sabor. Por eso decidí hacer este post y darles 5 ejemplos. Quiero aclarar que el propósito de este post es de informar y no de recomendar alimentos procesados como los que menciono aquí. Siempre recomendaré alimentos de origen vegetal sin procesar, sin embargo, también entiendo que muchos acuden a estos alimentos para facilitarse la vida.   

Estos 5 productos a simple vista según su etiquetado de frente, no contiene ningún producto de origen animal. Pero si leemos los ingredientes podemos ver     

Cacahuates rostizados. Los cacahuates son de hecho parte de la familia de las legumbres, por lo que son de origen vegetal. Sin embargo, algunas marcas les agregan gelatina para que la sal y especias se adhieran al cacahuate. La gelatina proviene del colágeno de la piel, hueso hervido y molido, pezuñas, tendones, órganos y vísceras de animales. Hay varias marcas de cacahuates rostizados que no contienen gelatina.

Salsa de tomate para pasta. Algunas compañías les agregan queso a la salsa de tomate para darle otro sabor y una consistencia cremosa. Este producto es un buen ejemplo de lo que les decía anteriormente sobre el  por qué hay que leer la parte de los ingredientes de las etiquetas. Si solo te vas por lo que ves en la parte de enfrente, en donde no enseña ningún pedazo de queso en la foto, estarás consumiendo un producto lácteo sin darte cuenta. Esto me parece preocupante especialmente para los que sufren de alguna sensibilidad o alergia a los lácteos. Otras salsas para pasta que contienen ingredientes de origen animal: putanesca (anchoas),  salsa a la vodka (crema), boloñesa (carne).  

Aderezos o aliños. Los aderezos comerciales también pueden tener derivados lácteos. En este caso puedes ver en la foto un pedazo de queso que te puede insinuar que contiene queso, sin embargo, muchos pueden pensar que es solo para la foto o que te está insinuando añadir queso a tu ensalada. No recomiendo comprar aderezos comerciales aunque no tengan ingredientes de origen animal. TODOS son simplemente aceite con vinagre, mucha sal  y algunas especias. Mejor hazlas en casa. Puedes hacer

Frijoles refritos. Los frijoles en su estado natural son de origen vegetal, sin embargo, a la hora de procesarlos se les agrega manteca de cerdo. Si compras frijoles refritos en lata, fíjate que la etiqueta diga “vegetarianos”.

Pan para empanizar. Muchos pensamos que es simplemente pan seco molido con especias. Sin embargo, a la hora de su procesamiento se les agrega derivados lácteos y huevo. Este es otro producto que no te recomiendo usar aunque no tenga ingredientes de origen animal. Generalmente el pan molido se usa para dorar o freír, lo cual significa calorías sin ningún valor nutricional.

¿Y a tí qué productos te han sorprendido? Espero que esta información sea de ayuda.

 

 

Saludos, 

Veggisima

Pin It on Pinterest