Estos bocaditos deliciosamente adictivos, son perfectos para después de hacer ejercicio o para un desayuno rápido, ya que son una buena fuente de proteína, fibra, grasas buenas y por supuesto muchas vitaminas y minerales. No necesitas hornearlos y son rapidísimos de hacer.
 
Los ingredientes son 
1 1/2 taza de hojuelas o copos de avena
1/3 taza de almendras rebanadas y picadas
1 cucharada de semillas de chía
3/4 taza de crema de cacahuate o de almendra
2 cucharadas de miel de maple o Arce
1/4 cucharadita de canela en polvo
3/4 de taza de calabacín rallado
 
Preparación
1. En un recipiente grande mezcla la avena, las almendras y las semillas de chía.
2. Incorpora la crema de cacahuate o almendra, miel de maple y la canela a la mezcla de avena. Revuelve hasta que todo este bien mezclado.
3. Coloca el calabacín ya rallado en una toallita de papel absorbente para quitarle el exceso de agua. Añade el calabacín a la mezcla de la avena y revuelve bien.
4. Con tus manos haz bolitas pequeñas. Colócalas en una charola para hornear, cubrelas y mételas en el refrigerador por 1 hr.
5. Guarda las bolitas en un recipiente con tapa en el refrigerador.
Esta es una adaptación de la receta de www.cookingcanuck.com

Pin It on Pinterest