Home sweet home. Ya de vuelta en casa con una bienvenida llena de alegría por parte de Baby (mi gatito) y Bell mi perrita. Que rápido pasa el tiempo cuando uno se está divirtiendo y disfrutando del momento. Desafortunadamente no tenía acceso al internet y no pude compartir mis aventuras en el momento como pensaba en Facebook.

Fui a Madrid para celebrar un evento familiar y aprovechamos para visitar esta vez la provincia de Alicante (Denia,  Altea, Javia, Valencia).

La mayor parte la pasamos en las playas de Denia, disfrutando del calorcito y el mar en compañía de familia, también mi  esposo tuvo la oportunidad de bucear.

Al principio del viaje me preocupaba mucho la comida, pero afortunadamente mi hermana consiguió muchísima comida vegana en la tienda Vegania en Madrid.

El reto fue cuando salíamos a comer a restaurantes ya que no había muchas opciones de donde escoger además de que muchos platillos no los conocía así es que tenía que leer rigurosamente las cartas, hacer muchas preguntas a los meseros y pedir varios cambios en los platillos. Al final acababa pidiendo las mismas cosas como Gazpacho, ensalada Vegetal sin Atún, muchísimas aceitunas, paella de vegetales (aunque había veces que creo que tenían caldo de pescado).

El restaurante que me sorprendió fue VIPS, sus menús indicaban con unas hojitas verdes los platillos que eran aptos para ovolactovegetarianos lo cual hizo el proceso más fácil. Esa vez me desayuné un mollete Andaluz el cual era pan tostado con salsa de tomate y aceite de oliva.

También en el corte inglés encontré una variedad grande de leches vegetales, verduras, frutas, leguminosas, etc. Qué pena que no pude llegar a ir a ningún restaurante vegetariano/vegano, esperemos que para la próxima visita.

En otros aspectos me sorprendió no ver perros callejeros y muchísima gente con sus perros tanto en la ciudad como en la playa. Desafortunadamente por otro lado me tocó ver en la carretera dos camiones grandes transportando puerquitos  y toros (que me imagino que los tienen para eventos y no precisamente como mascotas) en corrales llenos de tierra, sin pasto y sin sombra. Dentro de todo en este viaje creo que lo más importante para mí fue tener una familia que respeta mi forma de pensar y comer. El tener comida vegana fue clave lo cual se lo recomiendo a todos los que están pensando viajar. Lo que hice fue buscar tiendas locales con anterioridad, afortunadamente Madrid  tiene varias opciones. Ahora regreso renovada y con muchas ganas de trabajar con ideas nuevas, más posts y mucho más en Veggisima.

Pin It on Pinterest