Desafortunadamente muchos de los alimentos a los que tenemos acceso, no son buenos para nuestra salud. Una solución para combatir muchas enfermedades como la diabetes, la hipertensión y la obesidad mundial a corto y largo plazo, es regresar a nuestros hábitos de cocinar en casa. ¿Qué tal si dedicamos un tiempo corto para cocinar nuestra comida usado alimentos enteros y naturales en lugar de depender tanto de la industria, la cual nos limita decidiendo por nosotros lo que vamos a comer?

Esto puede ser más fácil de lo que pensamos, además, cocinar en casa tiene muchos otros beneficios. La forma en la que preparamos nuestra comida tiene mucho que ver con nuestra salud. Hay estudios que señalan que la comida preparada por humanos, y no por máquinas, es más saludable. Cuando cocinamos en casa tratamos de cocinar con los mejores ingredientes y mantenemos una preparación más sencilla a comparación con la preparación que se lleva en una fábrica de alimentos. También se ha observado que cuando se cocina en casa, es más probable que nos sentemos a comer en familia o en compañía, lo cual, por sí solo, nos proporciona otros beneficios para nuestra salud. El comer solo puede llevarnos a crear malos hábitos como comer enfrente de la televisión, comer a toda hora, comer alimentos procesados, y afectando negativamente nuestra salud. Desgraciadamente hay muchos obstáculos y barreras reales de la vida cotidiana que nos limitan desarrollar estos buenos hábitos; falta de tiempo, energía, conocimientos y dinero son los más comunes. Cuantas veces decimos “No tengo tiempo para cocinar”, “no sé cocinar”, “cuesta mucho dinero comprar frutas y verduras”. Estas son algunas formas de resolver estos obstáculos:

Tiempo

Prepara con anticipación. La planeación es la clave. Dedica un día libre para preparar diferentes platos para la semana. Prepara cantidades grandes. Congela y usa en otra ocasión. Trata de diversificar un platillo, usándolo en diferentes recetas. No te compliques a la hora de cocinar, las recetas sencillas son las mejores.

Energía

Comparte la responsabilidad de preparar los alimentos con alguien más. Los niños son unos ayudantes fenomenales, además, mientras desarrollan buenos hábitos, también les estás ayudando en otra área como lo sentimental, a aprenden matemáticas, etc.

Conocimientos de cocina

Con práctica todo se resuelve. Acude a clases de cocina, intercambia recetas con amistades y familiares, encuentra videos y recetas en el internet.

Dinero

Haz lo que puedas con los recursos que tengas. Busca frutas y verduras de temporada, compra productos en granel, etc.   Disfruta cocinar tus propios alimentos y haz de este un pasatiempo en lugar de un trabajo rutinario. Ten en cuenta que los mensajes de mercado de la industria alimentaria nos bombardean constantemente para que sigamos comprando sus productos procesados y para que salgamos a comer, haciéndonos pensar que cocinar en casa es aburrido y difícil. Cada vez que compras alimentos, estás votando por ellos.  ¡Votemos por alimentos saludables de origen vegetal! Veggisima

Pin It on Pinterest