Cambiar al vegetarianismo/veganismo es fácil, especialmente cuando hacemos cambios lentos e informados. Paso por paso. Acuérdate que todos somos diferentes y que algunos pueden hacer cambios rápidos y otros no. Ten paciencia y no te frustres. Los cambios buenos toman tiempo. Estos 10 pasos te ayudarán a tener una transición exitosa.

1. Empieza fuerte

Saca el pollo (aves en general) de tu menú. Estos animalitos son más pequeños que otros  por lo que se matan miles de millones más. Además de que no están incluidos en la “regulación para un sacrificio humano”. Para tener un pedazo de pollo del tamaño de tu palma una vez por semana se sacrifican 50 pollos al año. Imagínate cuantos comen pollo y cuantas veces al día. Haz el cálculo.

2. No quieras hacer todo a la vez.

Mejor haz cambios pequeños los cuales no afecten la elaboración de tus comidas para que puedas seguir disfrutando de tus platillos favoritos. Por ejemplo, cambia la leche de vaca por leche vegetal (soya, arroz, almendra) en tus recetas. No te darás cuenta del cambio. En sopas, cambia el caldo de carne, pollo por caldo de verduras con “sabores” a pollo, res. En burritos, taquitos usa carne de soya la cual puedes sazonar como se necesite (al pastor, aderezos, etc.)  No te olvides de los acompañamientos como guacamole, queso vegano o si eres ovolacto cambia la crema por yogur natural o soya para una opción baja en calorías.

3. Explora los productos de imitación carne.

Generalmente están hechos de proteína vegetal Texturizada, soya  o gluten. Es cada vez más fácil conseguir estos alimentos en los supermercados, gracias al incremento de su demanda.

4. Recopila o colecciona recetas nuevas que sean tus favoritas.

Checa el Internet. Hay miles y miles de recetas vegetarianas/ veganas. Escoge las que más te gusten, que sean fáciles y rápidas de hacer y que los ingredientes sean fáciles de encontrar. Ya que tengas las recetas que más te gustaron, trata de alternarlas en menús mensualmente, semanalmente o quincenalmente.

5. Planea, planea, planea.

Siempre ten algo listo a mano para que no te tome por sorpresa el hambre. Siempre trata de tener  fruta fresca y seca, verduras, nueces enteras y sus cremas para calmar el hambre mientras cocinas o entre comidas.

6. Familiarízate con las leguminosas/legumbres.

Osea, todo tipo de frijoles, lentejas, habichuelas. Acuérdate que son una fuente rica de proteínas, fibra vitaminas y minerales. Cocinas de todo el mundo tienen leguminosas en sus platillos. En Italia (frijoles blancos, jitomate, hierbas, ajo y aceite), México (frijoles refritos, sopas, etc), el Mediterráneo (humus hecho de garbanzo y tahini), India (curries con lentejas).

7. Mantén alimentos preparados para emergencias.

Hoy en día no hay mucho tiempo para cocinar recetas laboriosas, por eso es muy importante que tengas a la mano ingredientes como frijoles refritos, humus, mayonesa (vegana), salsas y vegetales como lechuga, jitomate, pepino para hacerte sándwiches (con pan integral), taquitos, wraps, tostadas y tortas. Para niños, trata la crema de cacahuate ( si no hay alergia) con zanahoria rallada  y pasitas.

8. Sustituye el huevo

Sustituye el huevo en tu desayuno por cereal y leche vegetal, crema de la nuez que quieras (cacahuate, almendra) con rebanaditas de plátano, avena con fruta, yogur natural (de soya si se puede) con frutas y nueces en trocitos. Huevos sin huevos revueltos con tofu suave (cocínalo como generalmente cocinas los huevos). El tofu además de no tener colesterol, es alto en proteína. Pancakes sustituyendo un huevo por la mezcla de 3 cdas de linaza molida y 1 cda de agua. Deja reposar por unos minutos hasta que se espese la mezcla y añade a la receta.

9. Familiarízate con tiendas que vendan lo que necesites.

Trata de localizar tiendas con productos vegetarianos/veganos. Cuando no encuentres lo que estás buscando, habla con el gerente de la tienda para que sepa que hay demanda de ese producto. Las tiendas lo único que quieren son clientes. Que no te de pena y exígelos en tu tienda favorita. Así en un futuro solo tendrás que ir a una sola tienda y tal vez no tan lejos de donde vivas.

10. Apoyo social

Siempre mantente en contacto con otros vegetarianos/veganos en tu vida diaria. Estos grupos te ayudarán y brindarán apoyo para mantenerte en el vegetarianismo/veganismo, además de que puedes intercambiar ideas, recetas, información, etc.

 

Muchísima suerte y  espero que estos 10 pasos sean de utilidad.

Veggisima

Translate »

Pin It on Pinterest