Col rizada o Kale: todo lo que necesitas saber sobre este vegetal verde

Col rizada o Kale: todo lo que necesitas saber sobre este vegetal verde

¿Ya probaste la col rizada o kale? Si no, ¡anímate a probarla! La col rizada ha ganado mucha popularidad en los últimos años y no es para menos. Además de su sabor delicioso, este vegetal de hoja verde oscuro cuenta con un excelente perfil nutricional, ya que contiene nutrientes importantes y necesarios para mantenernos sanos. Es una fuente rica de fibra, vitaminas A, C y K, en minerales importantísimos como el hierro, calcio y potasio, ácidos grasos omega 3 (121mg/taza) y omega 6 (92mg/taza), proteína (2.2 g/taza y antioxidantes, sustancias que nos protegen contra el cáncer y muchas otras enfermedades inflamatorias. También es importante mencionar que gracias a su contenido de agua, la col rizada es baja en calorías (33Kcal/taza) por lo que es perfecta para aquellas personas que están tratando de recudir el consumo de calorías. Según esta página también se le conoce como: berza italiana, brecolera, col gallego, col crespa, col enana, col escocesa, col forrajera, col caballar.  Aclaro que este tipo de col no es el mismo tipo que la col o repollo que se encuentra más comúnmente en las tiendas y mercados.

¿En donde la puedo conseguir?

Dependiendo en donde vivas, la puedes encontrar tanto en supermercados como también en mercados orgánicos y tiendas de dietética. El blog Intentos culinarios especifica varios lugares en México en donde la puedes conseguir.  Si no la puedes conseguir en ningún lado, te recomiendo que compres semillas, en internet las puedes conseguir, para que siembres y coseches tu propia col rizada.

¿Cuántos tipos de col rizada existen?

Existen 3 tipos: la col rizada o verde, la col morada y  la col lacitano. Esta ultima también se le conoce por los nombres de Dinosaurio (porque luce como piel de dinosaurio) o Toscan kale.

¿A qué sabe?

Tiene un sabor especifico, único de la col rizada. Lo que sí es importante saber, es que las hojas tiernas tienen un sabor más suave y menos fuerte, y a su vez, las hojas maduras tienen un sabor más intenso. Si te molesta este sabor fuerte, trata de comer tu col lo más fresca y lo antes posible, unos dos días después de comprarla.

¿Cómo escoger a la hora de comprar?

Fíjate que las hojas tengan un color verde fresco, que no tengan manchas y que los bordes no estén amarillos.

¿Qué diferencias hay entre los 3 tipos de col rizada y cuando es mejor usarlas?

Las diferencias están en la textura y la apariencia. La única diferencia entre la col verde y la Lacitano o Dinosaurio es su apariencia. Las dos tienen el mismo sabor y textura y ambas se pueden usar en todo tipo de recetas. Por su textura más gruesa, muchos prefieren usarlas en platillos cocinados. En lo personal, a mi no me molesta esta consistencia.

En cambio, la morada tiene una textura mas suave, perfecta para platillos crudos o ligeramente cocidos.

¿Cómo la preparo, cómo se puede almacenar y cuanto tiempo dura? 

Es buena idea prepararla antes de almacenarla, de esta forma la tendrás lista para cuando la necesites. Yo por lo general les quito el tallo. Esto lo puedes hacer con un cuchillo, unas tijera o con tu mano. No tires los tallos, guárdalos para cuando hagas un jugo verde.

 

Este video enseña como quitar el tallo con tus manos de una manera  rápida y práctica.

Hay varias formas de almacenarla.

  1. Tal y como la compras. Después de comprar tu col, almacénala en el refrigerador envuelta en una toalla de papel húmeda y en una bolsa de plástico. Te puede durar entre 2 días hasta una semana, dependiendo de que tan fresca la hayas comprado.
  2.  En tiritas o cortada. Después de lavarla y secarla muy bien, quítales el tallo como se demuestra arriba, córtala en tiritas y almacénala en bolsas que cierren herméticamente (sacando el aire lo más posible) en el refrigerador.
  3.  Deshidratada. Puedes deshidratarla con un deshidratador de alimentos o en tu horno (en la temperatura mas baja que puedas por varias horas). Ya que está deshidratada, pasa las hojas secas por una licuadora o molino y almacénalas en un bote o recipiente de vidrio con tapa. Espolvorea la col seca sobre diferentes platillos, ya sea a la hora de su preparación o al final. Esta forma es perfecta para los que no se terminan de convencer del sabor y la textura de la col.
  4.  Congelada. Lava las hojas y sécalas muy bien, ponlas en charolas para hornear y mételas al congelador. Después de varias horas, sáca las hojas del congelador y mételas en bolsas. Regrésalas al congelador. De esta froma, te duraran por más un mes.

 

¿Cuáles son algunas recetas que recomiendo?

Smoothie verde de col rizada, en dips, ensaladas (no uses la deshidratada o congelada para estas recetas), platillos con lentejas, frijoles, otros vegetales, en sopas, etc.

 

Espero que esta información sea de utilidad.

¡Saludos!

 

Veggisima

Agar-agar- Todo lo que necesitas saber

Agar-agar- Todo lo que necesitas saber

 

Este producto es una sustancia gelatinosa extraída de algas rojas, por lo que es apta para cualquier persona que no quiera/pueda comer gelatina. Gracias a que no contiene ningún sabor, color ni olor, su uso es muy versátil; se puede usar en postres, salsas, para espesar sopas, mermeladas, helados, etc. El agar forma geles rígidos y firmes que son reversibles al calentarlos. A diferencia de la gelatina, el agar no se derrite a temperatura ambiente y de hecho es mejor gelificante que la gelatina. En realidad el agar no tiene casi ningún valor nutricional ya que no contiene grasa, proteína ni vitaminas. Aporta un poco de yodo y otros oligoelementos (por que es un vegetal marino). Es muy bajo en calorías por lo que se usa mucho en productos de dieta. También por su alto contenido de fibra (80%) se usa para promover saciedad y como laxante. En el mercado puedes encontrar agar en polvo, en tiras o bloques (como el de la foto) y en hojuelas.
Debido a que se derrite a altas temperaturas, es necesario disolverlo en cualquier líquido caliente y llevarlo a ebullición para asegurar que se disuelva completamente. En este paso puedes añadir cualquier otro ingrediente al agua caliente, sólo hay que asegurar de mantenerlo caliente (50-90 C) para que no se empiece a solidificar. Ya que añadiste todos los ingredientes, vierte la mezcla a cualquier molde para dejarlo solidificar. No se necesita refrigerar para que se solidifique, pero dependiendo de los ingredientes que usaste, es mejor refrigerar por cuestiones de seguridad alimentaria . La cantidad que necesites dependerá del tipo de Agar y para que lo quieres. Si usas hojuelas de Agar vas a necesitar más que si usas agar en polvo que el cual es más concentrado. Si usas la que viene en tiras o bloque, tienes que cortarla con unas tijeras en pedazos pequeños. Una cucharadita de Agar en polvo pueden gelatinizar una taza de agua mientras que con las hojuelas o los pedacitos cortados vas a necesitar una cucharada para gelatinizar la misma cantidad de líquido. Siempre sigue las instrucciones del paquete.
Generalmente lo puedes encontrar en tiendas asiáticas, ya que es un producto comúnmente usado en estas culturas, en tiendas orgánicas/de salud/naturistas o en el internet. En mi caso, yo compré el bloque en una tienda asiática por que era mucho más barato que en polvo u hojuelas. Es cosa de buscar.

Aquí te dejo algunas recetas para que puedas usar tu agar agar.

Yogurt vegano con leche de arroz y agar-agar de CocinArte

Natillas Veganas de Manzanas de Danza de Fogones

Flan de chocolate de Begin Vegan Begun

Queso de almendras de Cocina Vegana Fácil

 

Espero que te sirva esta información. No dudes en mandar comentarios si tienes alguna duda.

Saludos

Veggisima

 

10 consejos útiles para crear un plato saludable

10 consejos útiles para crear un plato saludable

¿Te preguntas que alimentos debes poner en tu plato para formar o construir  un plato saludable? Estos 10 consejos útiles de Choose my Plate, adaptados para los que seguimos una alimentación basada en plantas,  te ayudarán a lograrlo.

 

 

1. Cubre la mitad de tu plato con frutas y verduras. Estos alimentos están llenos de nutrientes que promueven una buena salud. Trata de escoger diferentes colores en cada plato y todos los días, como rojos,  anaranjados, verde oscuro, morados, etc. Es decir come tu arcoíris.

2. Añade proteína. En este caso, para nosotros los que no consumimos alimentos de origen animal, las mejores opciones son las leguminosas como frijol negro, pinto, lentejas, edamame o soya y sus derivados (Tempe, tofu). También las granos o cereales, nueces y las semillas contienen proteína. Cubre 1/4 de tu plato con este grupo de alimentos.

 

 

3. Incluye granos integrales. Escoge versiones integrales o de grano entero en lugar de las opciones refinadas. Compra arroz, pan, pastas integrales y trata de no consumir arroz, pan y pasta blanca, ya que en el proceso de su refinación, varios nutrientes importantes como fibra, vitaminas y minerales son eliminados. El color café o marrón  no indica que el alimento sea integral. Hay veces que se les agrega melaza a estos alimentos para que luzcan como tal. Siempre lee los ingredientes y escoge los que digan grano entero. Llena 1/4 de tu plato con este grupo de alimentos.

 

 

4. No te olvides del calcio. El calcio es un mineral importantísimo necesario no sólo para mantener huesos fuertes, si no también para mantener un corazón, músculos y sistema nervioso saludables. Existen varias fuentes vegetales que pueden cubrir nuestras necesidades de calcio diarias. Trata de incluir por lo menos dos opciones en cada comida y entre comidas.

 

 

5. Evita grasas saturadas y grasas trans. Pensarás que al no comer alimentos de origen animal estarás evitando las grasas saturadas y trans. Pero la realidad es que estos dos son extensamente usados en productos procesados. Trata de evitar estos alimentos leyendo los ingredientes, otro nombres para las grasas trans son “grasas hidrogenadas” o “parcialmente hidrogenadas”. Las mejores opciones son las grasas provenientes de nueces y semillas.

6. Toma tu tiempo. Ya se que este punto es casi imposible. Todos llevamos una vida muy atareada. Pero haz un esfuerzo y disfruta tu comida. Come despacio para que puedas apreciar los sabores y las texturas de tus alimentos. Cuando comemos rápido, tendemos a comer de más.

7. Usa platos más pequeños. Esta técnica te ayudará a controlar mejor tus porciones. De esta manera puedes terminar tu comida sin sentirte extremadamente lleno.

8. Toma control. Come más seguido en casa, de esta forma sabrás exactamente lo que estás comiendo y que ingredientes están en tu comida. Además, cuando comemos en restaurantes acabamos comiendo de más.

9. Prueba alimentos nuevos. Descubre nuevos sabores y texturas para ampliar tus opciones y lograr una alimentación variada. Recuerda que al variar tus alimentos estarás asegurando el consumo de nutrientes importantes necesarios para mantenernos sanos.

10. Satisface tu antojo dulce. Escoge postres saludables como fruta fresca acompañada de un yogurt vegetal o postres horneados con fruta. Reduce el consumo de azúcar refinado.

Veggisima

Cubitos de espinaca congelada

Cubitos de espinaca congelada

 

Una vida ajetreada y llena de prisas nos hace descuidar nuestra alimentación y caemos en el “No tengo tiempo para preparar o cocinar una comida sana”. Generalmente el desayuno y los vegetales verdes los más olvidados, pero con un poco de planeación podemos lograrlo. Este es un ejemplo: ten cubitos de espinaca congelada listos para usar en smoothies verdes o licuados, sopas y hasta para papillas de bebé. Solo licúa espinacas con un poco de agua y congela en charolas para cubitos de hielo. De esta forma tendrás espinacas limpias y listas para usar. También puedes licuar la espinaca con un poco de jugo de naranja para tus smoothies.

Recomendaciones para no desperdiciar fruta y verdura

Recomendaciones para no desperdiciar fruta y verdura

 

A cuantos nos pasa que nos emocionamos comprando frutas y verduras y luego se nos quedan en el refrigerador hasta que se echan a perder.
Estas son algunas ideas para prevenir desperdicios de frutas y verduras.
 
-Desarrolla un menú semanal
-Haz una lista de los ingredientes de tu menú semanal
-Cuando estés en el súper, sigue tu lista y no compres cosas que no están en la lista.
-Nunca vayas con hambre al súper, todo se te antojará y será más difícil seguir la lista.
-Cuando llegues a casa del súper/mercado, acomoda la fruta y verdura en el centro y al frente de tu refrigerador y alacena para tenerlos a la vista.
-Siempre pon adelante la fruta y verdura vieja o que no hayas ocupado de la nueva o que acabas de comprar.
-También pica la verdura que necesites picar para la semana como cebollas, ajos, calabacitas, etc. (muchos dirán -pero se van los nutrientes, pero es mejor eso a que se vayan esos nutrientes a la basura por que no te los comiste)
-Mantén un platon de fruta a la vista como en la mesa del comedor o de la cocina.
-Corta fruta una noche antes para que te la lleves al trabajo el día siguiente a la escuela, trabajo, etc y tengas un refrigerio saludable.
-Congela la fruta y verdura que estén a punto de pasarse,  estos son buenísimos para usar en batidos/licuados/shakes.
-Mantén principalmente los plátanos y las manzanas por separado. Estos hacen madurar otras frutas y verduras más rápidamente gracias a la producción de gas etileno. Siempre remueve las frutas podridas de las demás.
 
 
Receta rápida de leche de almendra

Receta rápida de leche de almendra

Esta es una manera facilísima y rápida de hacer leches vegetales de nueces y semillas en casa, y mucho más barato que algunas comerciales. No hay necesidad de remojar las nueces/semillas, de moler ni de colar, no te tienes que preocupar de la valiosisima pulpa (tirarla/usarla). Sólo bate en una licuadora o procesador de alimentos dos cucharadas de cualquier crema de nuez o semilla con una taza de agua. Si quieres endulzar añade uno o dos dátiles. Ajusta estos ingredientes a tu gusto. ¡Listo! Así de fácil. Además, de esta forma estarás consumiendo prácticamente toda la semilla/nuez y por lo tanto estarás obteniendo más nutrientes (calcio, fibra y vitaminas).

RECETA RÁPIDA DE LECHE DE ALMENDRAS

INGREDIENTES

2 cucharadas de crema de almendra

1 taza de agua

PREPARACION

1. En una licuadora bate los ingredientes hasta que todo este bien mezclado.

¡A disfrutar!

Veggisima

 

 

Pin It on Pinterest