Cómo hacer una lista del super perfecta

Cómo hacer una lista del super perfecta

Aunque no lo creas, una lista de compras puede ser tu aliada a la hora de ir al supermercado. Es una herramienta imprescindible para mantener y seguir una alimentación saludable. Otros beneficios de llevar una lista de compras al supermercado incluyen:

  • Ahorrarás dinero. Te hace enfocar en lo que necesitas y evita que te distraigas con productos que no necesitas. Desafortunadamente es muy fácil caer en las trampas de la mercadotecnia, siempre nos hacen sentir la necesidad de comer o comprar ese producto.
  • Disminuirás el desperdicio de alimentos. Sin una lista es más probable que acabemos comprando de más. Esto significa desperdicio de dinero y de alimentos. Cuantas veces compramos alimentos con la buenísima intención de hacer un plato delicioso, pero en lugar, acaban pudriéndose al fondo de nuestra nevera por falta de tiempo. 
  • Podrás cocinar sin tener que ir a la tienda mil veces. Como me molesta empezar una receta y descubrir a la mitad que no tengo todos los ingredientes. Cuando pasa esto, muchas veces dejamos de usar el resto de los ingredientes de esa receta y al final lo más probable es que se nos echen a perder.
  •  Ahorrarás tiempo. Con lista en mano puedes enfocarte e ir directamente a los alimentos que tienes en la lista. Es muy fácil distraerse con tantos productos. 

Es muy importante tomar en cuenta que una lista es parte de una planeación. Vas a querer hacer 3 listas en una.

  • Una lista que sea de ingredientes de un menú que tengas en mente cocinar durante la semana y que generalmente son alimentos perecederos como frutas y verduras frescas. Estos alimentos son los que tienes que comprar cada semana.
  • Otra lista de ingredientes básicos como hierbas, condimentos, etc. Estos duran mucho, así es que solo cómpralos cuando sea necesario. Es mejor comprar cantidades pequeñas, ya que con el tiempo pierden su sabor y propiedades.
  • Una lista de ingredientes que no sean perecederos como frijoles secos, granos enteros como arroz integral. También latas y congelados. Estos no se tienen que comprar tan seguido, pero es muy importante que te abastezcas cada vez que lo necesites.

Dentro de esas 3 lista incluye los 4 grupos de alimentos (vegetales, frutas, granos y proteína) para que puedas construir un plato saludable.

Vegetales y frutas. Compra los de temporada y de preferencia orgánicos. Si no te es posible comprar vegetales orgánicos, busca agricultores locales o que estén cerca de donde vives, pregúntales como cosechan y cultivan sus vegetales y frutas, muy seguido pasa que muchos no pueden pagar la certificación orgánica, sin embargo siguen cultivando frutas y verduras sin pesticidas peligrosos.  Elige todos los colores que puedas. Verdes, rojos, azules, marrones, blancos, rojos. Cada color tiene diferentes fitoquímicos importantes.

Granos y cereales. Trata de comprar granos integrales, como arroz integral, quinoa, teff, pan de trigo integral, pasta integral, avena, etc. Así tendrás por lo menos uno o dos diferentes cada día de la semana.

Proteína. Las principales fuentes de proteína en el reino vegetal se encuentran en las legumbres como frijoles, habas, garbanzos, lentejas. Las imitaciones de carne son muy convenientes, sin embargo no dejan de ser un producto procesado. Trata de limitarlas lo más que puedas. Ten a la mano una que otra lata para esas ocasiones que no tienes tiempo de remojar, cocer y prepara frijoles desde el principio. También en este grupo puedes incluir nueces y semillas.

Ya que estés en el supermercado, la regla de oro es mantenerte en el perímetro del supermercado y evitar el centro del supermercado. Si te das cuenta, en el perímetro se encuentran alimentos frescos que necesitan refrigeración. En cambio, en el centro están mayormente los alimentos altamente procesados. De esta forma llenarás mayormente tu carrito con alimentos frescos y mínimamente procesados.

Si no estás acostumbrado a llevar lista al supermercado, puede que al principio se te haga tedioso y aburrido, pero con el tiempo y práctica acabaras siendo todo un pro en esto de las compras.

¿Qué recomendaciones les darías a los demás según tu experiencia?

Me encantaría oír sus opiniones.

Que tengan bonito día.

 

Veggisima

Pimientos asados

Pimientos asados

Tener a la mano pimientos asados siempre viene bien, los puedes usar para complementar muchos platos deliciosos como salsas para pasta, sopas, guisos, estofados, o simplemente añadirlos así a ensaladas, una muy buena forma de añadir color a tu comida. Generalmente los compro ya asados y en bote, pero esta vez decidí hacerlos yo misma. Es muy fácil de hacer.
Sólo tienes que hacer lo siguiente.
1. Lavar los pimientos, puedes usar cualquier color.
2. Los puedes asar en tres diferentes formas. En el horno, en un asador o parrilla y en una estufa de gas (no eléctrica).
-Si usas el horno, pon los pimientos enteros en una charola para hornear y hornéalos a 232 grados centígrados (450 F) por 20-30 minutos o hasta que sientas que están bien asados. Voltéalos de vez en cuando.
-Si usas un asador o parrilla sólo pon los pimientos encima de la parrilla caliente, voltéalos constantemente para que se vayan asando por todos lados.
-Si usas una estufa de gas, pon los pimientos enteros directamente en la flama, voltéalos constantemente para que se vayan asando por todos lados.

 

3. Pon los pimientos asados en un recipiente de cristal con tapa (no me gusta usar los de plástico por que los pimientos salen muy calientes) y déjalos sudar por 10-15 minutos.
4. Quítales la piel quemada y las semillas con la mano.

5. Puedes usarlos enseguida en ensaladas, sopas, guisos, etc.
Si los quieres usar en otra ocasión puedes ponerlos en un bote de cristal cubriéndolos con partes iguales de vinagre de manzana y aceite de oliva, puedes hasta ponerles uno o dos ajos para más sabor.
También los puedes licuar con un poco de vinagre, aceite, sal y pimienta para hacer una pasta la cual puedes usar en sandwiches, aderezos, sopas, etc.

¡A disfrutar estos pimientos!

Veggisima

Desayunos veganos saludables

Desayunos veganos saludables

Todos hemos oído esta frase “El desayuno es la comida más importante del día”, ¿pero sabes por qué es la comida más importante? Estas son algunas razones:

  1. El desayuno te puede ayudar a mantener un peso sano, acelerando nuestro metabolismo y evitando que sobrecomamos a la hora del refrigerio o la comida
  2. Nos ayuda a mantenernos alertas y concentrados en nuestras actividades por la mañana
  3. Previene cambios drásticos de azúcar en la sangre
  4. Nos da la energía necesaria para empezar el día
  5. Previene que tengas cambios de humor

A pesar de estos beneficios, gran parte de la población no desayuna. Estos son algunas razones o escusas  más comunes:

  • Falta de hambre por la mañana
  • Falta de tiempo
  • Estoy a dieta y quiero comer menos calorías
  • Falta de ideas

Teniendo muchos beneficios y muchas excusas a la vez, tenemos que sacarle provecho y aprender a hacer ajustes en nuestro horario. Por ejemplo:

Si tu problema es la falta de hambre por la mañana:

  • Intenta comer algo que no sea lo típico para el desayuno y en cantidades pequeñas. También desayunos en forma de líquidos como licuados pueden ayudarte, ya que es más fácil beber que comer. Tampoco tienes que desayunar en el minuto que te despiertes, trata de tener algo preparado y listo para llevar y comer en el camino a la oficina, escuela.

Si tu problema es la falta de tiempo:

  •  Planea y prepara con anticipación.  Haz un menú y escribe los desayunos que te gustaría comer durante la semana. Mantén todos los ingredientes en tu alacena y refrigerador. Trata de preparar lo más que puedas una noche antes o dedica un día para hacer la preparación de tus desayunos (cortar fruta) para que así hagas lo mínimo por la mañanas. Este desayuno de avena en frasco es mi favorito, lo puedes preparar unos días antes.

Si tu problema es que estás a dieta y quieres reducir tu consumo de calorías:

  • Desgraciadamente este es solo un mito. De hecho el desayuno puede ayudarte a perder peso y a reducir la ingesta de calorías. Un desayuno adecuado va a prevenir que pases hambre por la mañana, mantendrá tus niveles de azúcar en la sangre  y evitará que comas de más a la hora del refrigerio o la comida. Estos beneficios  a la larga te prevendrán y protegerán de sufrir de enfermedades cardiovasculares y diabetes. Desayunar no significa que tengas que comerte un plato enorme de comida, un simple desayuno compuesto de proteína vegetal, carbohidratos complejos sin refinar y fibra será más que suficiente.

Si tu problema es la falta de ideas:

  • Existen muchísimos blogs que nos pueden ayudar con este punto. Aquí te dejo algunos:

Top 5: Los mejores desayunos veganos

50 desayunos veganos en un bol (inglés)

Crepas de arroz del blog Cocina de Nihacc

29 desayunos veganos deliciosos (inglés)

Tortitas de calabaza y chocolate del blog Danza de fogones

Si quieres más ideas, te invito a que visites mi tablero de Desayunos Veganos en Pinteres. ¡Llevo más de 100 recetas coleccionadas!

Espero que esta información te sea útil. Si tienes  alguna receta de tu desayuno  favorito, no dudes en compartir con nosotros.

Saludos

Veggisima

La almendra y tres diferentes formas de usarla

La almendra y tres diferentes formas de usarla

 

 

Las almendras son un alimento completo y muy saludable, ya que son una muy buena fuente de proteínas, fibra, ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales (calcio en especial).

Los beneficios de hacer en casa estas recetas son muchas:

  • Es más saludable, ya que no llevan conservantes ni otros ingredientes poco saludables
  • Sale mucho más barato
  • Puedes cambiar o ajustar ingredientes según tu gusto
  • Son más ricas que las que compras en la tienda

Estas son las tres formas en que uso las almendras. 

 

1. Leche de almendra. Lo que más me gusta de hacer mi propia leche de almendra en casa, es que puedo jugar con los ingredientes y ajustar, cambiar o añadir ingredientes.  Estas son algunas ideas para usar la leche de almendra:

  • En tu café o té
  • En tu cereal por la mañana
  • Para sustituir la leche de vaca
  • En recetas de postres, sopas y otros guisos

2. Crema o mantequilla de almendra. La crema de almendra no es tan común en ciertos países, por lo que es difícil conseguirla. La buena noticia es que tú la puedes hacer muy fácilmente en casa. Muchas veces las cremas o mantequillas de frutos secos, en esta ocasión la de almendra, contienen ingredientes para alargar su vida, por lo que se les añade conservantes y muchas veces, grasas trans, las cuales son malísimas para la salud. También para hacerlo más llamativo para los niños, se le agrega azúcar refinado. Si prefieres comprarla, fíjate en los ingredientes y evita comprar los que tengan grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas. El uso de la mantequilla de almendras es infinita. Estas son algunas ideas para usar la crema de almendra: 

  • Haz leche de almendra a partir de crema de almendra
  • Cómela con tu fruta favorita como manzanas, peras, plátanos, etc. para un snack o refrigerio nutritivo
  • Añade una cucharada a tu smoothies para hacerlo más nutritivo
  • En recetas como: barritas energéticas, postres como tartas y galletas, en tu cereal por la mañana y hasta en platillos saladas  (platillos asiáticos)

3. Harina de almendra. Esta es la que me gusta más, ya que la puedes hacer con la pulpa que te queda cuando haces leche de almendra. De esta forma no desperdicias la mejor parte de la almendra,  la cual contiene la mayoría de los nutrientes de la almendra y que desgraciadamente se pierden al hacer la leche. También la puedes hacer a partir de almendras blanqueadas y cortadas en pedacitos. Esta harina es libre de gluten, perfecta para aquellos que son intolerantes al gluten.  Estas son algunas ideas para usarla:

  • En postres como galletas, tartas
  • Panes
  • Masa para pizza
  • Guisos salados
  • Para empanizar verduras

¿Y a ti cómo te gusta comerte las almendras?

 

Veggisima

Crema de almendra casera

Crema de almendra casera

Desafortunadamente, en algunos países o ciudades, todavía es difícil encontrar crema de almendra en las tiendas. La buena noticia es que cada vez es más popular. Me acuerdo que hace algunos años solamente la podía conseguir  en tiendas naturistas, de dietética, orgánicas o tiendas muy especializadas. Y si preguntaba por ella me veían raro. Ahora en cambio, la puedo encontrar en cualquier supermercado y no solo una marca, sino varias, y hasta diferentes tipos, cremosa o con pedacitos de almendra o “Crunchy.” Mientras esto pasa en tu país o ciudad, te recomiendo que la hagas en casa. Es facilísima de hacer, no lleva aditivos y además es mucho más barata.  En cuestión a su valor nutritivo, como se usa la almendra entera para hacer la crema, estarás obteniendo todos sus beneficios. Las almendras son muy buena fuente de proteína (una cucharada equivale a 1 onza de carne), fibra, vitaminas especialmente la E, y minerales como calcio, magnesio y hierro. La crema de almendra es una manera fácil y rápida de agregar nutrientes importantes a tu dieta.

Para hacer la crema en realidad solo necesitas almendras crudas, muchos agregan aceite de coco o de oliva para acelerar el proceso, lo cual no creo necesario, las almendras en sí contienen suficiente aceites naturales. También puedes variar tu receta añadiendo cacao en polvo, vainilla, pizca de sal, dátiles para endulzar, azúcar o lo que se te antoje. Esto es una de las ventajas de hacerla en casa.

Sugerencias según mi experiencia

  • Compra almendras crudas por granel o mayoreo para que te salgan más baratas
  • Trata de que las almendras estén lo más secas posible, si las remojas, tuéstalas un poco en tu horno o sécalas en tu deshidratador.
  • Vas a necesitar una licuadora y procesador de alimentos. Ten cuidado de no sobrecalentar el aparato. Es recomendable pulsar en lugar de procesar por tiempos largos
  • Siempre trata de poner suficientes almendras para que las aspas puedan hacer mejor su trabajo, de lo contrario siempre tendrás las almendras en las paredes de la licuadora o procesador mientras que las aspas giran sin tocar las almendras (no sé si me explico)
  • Para hacer la crema de almendra debes ser paciente, no es difícil de hacer, pero si toma su tiempo. El resultado es el premio
  • Agrega los ingredientes extras como cacao, vainilla, etc. al final
  • Guarda en contenedores con tapa en el refrigerador para que no se rancie
  • ¡Unta la crema de almendras en todo! Unta en pan tostado, con manzanas, plátanos, añade una cucharada a tu smoothie para hacerlo cremoso, a cereal por la mañana para hacer un desayuno o snack/refrigerio más nutritivo. También puedes hacer galletas, pasteles y otros postres deliciosos.

Veggisima

Leche de almendra casera

Leche de almendra casera

La leche de almendra hecha en casa, a partir de almendras enteras, es facilísima de hacer y generalmente mucho más rica que la que compras en la tienda, y ni se diga mucho más barata. Además, al hacerla en casa, sabes muy bien qué ingredientes lleva y hasta puedes ajustarlos a tu gusto. Muchas de las leches comerciales llevan ingredientes como azúcar y conservantes, los cuales no siempre son buenos para la salud.

 Algunas sugerencias:

  • Guarda la leche en tu refrigerador hasta por una semana. Acuérdate de agitar tu recipiente antes de servírtela ya que se sedimenta.
  • Si no tomas tanta leche y no quieres que se te eche a perder, congélala en las charolas para hacer cubitos de hielo. Ve utilizando estos cubitos día a día en diferentes recetas como smoothies, en tu cereal por la mañana, en tu café, postres, etc.
  • No dependas de la leche de almendras para cubrir tus requerimientos diarios de calcio, vitamina D y B12. Generalmente las leches vegetales comerciales se fortifican con estos nutrientes a la hora de su procesamiento industrial.  
  • Invierte en una bolsa de quesos, es mucho más practico.
  • La mayoría de los nutrientes de las almendras como la proteína, fibra, vitaminas y minerales se quedarán en la pulpa.
  • No tires la pulpa que te sobra, conviértela en harina de almendra y úsala en diferentes recetas.
  • Si quieres una versión más rápida y fácil, mira esta receta rápida de leche de almendras hecha a partir de crema de almendras.
  • También, si quieres más ideas para hacer diferentes leches vegetales, visita mi tablero de “Leches vegetales” en Pinterest, llevo más de 60 recetas coleccionadas.
Ingredientes

1 taza de almendras remojadas una noche antes

3- 4 tazas de agua. Esto va a depender de la consistencia que desas obtener

2 -3 dátiles remojados en agua con 30 minutos de anterioridad

Una pizca de sal

Vainilla al gusto

Instrucciones 
  1. Luca las almendras con los dátiles, sal agregando el agua poco a poco hazta obtener una consistencia cremosa. Añade más agua si quieres una consistencia más diluida. 
  2. Cuela esta mezcla en una bolsa para quesos o una tela.
  3. Exprime el líquido lo más que puedas. 
  4. Guarda la leche en el refrigerador. Te durará unos cuantos días. 
  5. No tires la pulpa. Mejor usala para hacer harina de almendra

 

¡Provecho!

 

Veggisima

Pin It on Pinterest