Puré de manzana

Puré de manzana

Las manzanas nunca deben faltar en tu cocina. No nada más por ser muy nutritivas, sino porque son muy versátiles y las puedes usar de muchas formas, ya sea crudas o cocidas, enteras o en puré.  En esta ocasión quiero hablar específicamente del puré de manzana, te sorprenderá todo lo que puedes hacer con el.

Puedes comprar puré de manzana ya hecho o hacerlo en casa. Yo prefiero hacerlo en casa, toma nada de tiempo, es mucho más saludable porque no tiene conservadores o azucares añadidos y te puede salir mucho más barato, especialmente cuando las manzanas están de temporada. 

Si compras uno en el super, fíjate que no contenga otro ingrediente como azúcar o conservadores. Los mejores por supuesto son los orgánicos. 

Estos son algunos usos que le puedes dar al puré de manzana:

  • Un alimento perfecto para pequeñitos.
  • Añade puré de manzanas a tus smoothies, a tu desayuno, etc.
  • Úsalo para reemplazar el aceite/mantequilla en ciertas recetas como pasteles, muffins y panes rápidos. Sustituye 1:1, por ejemplo, 1/2 taza (118 ml) de aceite es equivalente a 1/2 taza (56.5 g) de puré de manzana.  No se recomienda usar puré de manzanas en lugar de aceite en recetas para hacer galletas. Mide el puré de la misma manera que mides el aceite, por ejemplo, tazas medidoras.
  • Usa puré de manzana para sustituir el huevo en ciertas recetas. Un huevo equivale a 1/4 taza de puré de manzana. Para que funcione esta sustitución asegúrate que la receta del pan o pastel lleve polvo para hornear. Si la receta que estás haciendo no lleva polvo para hornear y estas sustituyendo el huevo por puré de manzana, añade 1 cucharadita de polvo para hornear por cada 1/4 de taza de puré de manzana que vayas a usar. Esto asegurará que tu pastel, tarta, pan y aveces galletas, salgan esponjosos y ligeros. Asegúrate de reducir un poco el tiempo de cocción también. 

 

 

 

Cómo hacer el puré de manzana

Para hacer tu puré, puedes usar cualquier manzana, aunque el sabor dependerá del tipo que uses. Generalmente las rojas son más dulces y las verdes son más ácidas. 

Ingredientes

  • Manzanas. La cantidad depende de cuanto quieras hacer. Si esta es tu primera vez, prueba con una o dos manzanas. 
  • Ramita de canela
  • Un poco de agua

 

 

Instrucciones

  1. Lava muy bien tus manzanas. Desafortunadamente las manzanas son una de las frutas que contienen mayor cantidad de pesticidas, por eso es preferible comprarlas orgánicas si te es posible. 
  2. Pela la manzana, cortada por la mitad y quitarles el centro. Corta las mitades en rebanadas.
  3. Coloca las manzanas cortadas en una olla.
  4. Añade agua, lo suficiente para cubrir el suelo de la olla. Que no cubra el agua las manzanas. Si pones mucha agua, el pure te quedará muy líquido. O también si le pones mucha agua, le puedes tirar el agua para que no te quede tan líquido, lo cual es una pena porque ese líquido esta lleno de vitaminas. Por eso es mejor usar nada más un poco de agua. 
  5. Añade la ramita de canela, tapa y deja cocinar a fuego lento medio por unos 10 minutos o hasta que las manzanas estén suaves. 
  6. Vierte las manzanas en un vaso de licuadora y licúa hasta obtener una consistencia suave. Si no tienes licuadora, también las puedes machacar con un machacador de papa.
  7. ¡Listo! Puedes usar el puré inmediatamente, guardarlo en el refrigerador por unos días o congélalo para usos futuros. Si lo vas a congelar, te recomiendo que lo congeles en porciones pequeñas, yo uso una charola de cubitos de hielo para congelarlo. 

Veggisima

Tarta de arándano rojo

Tarta de arándano rojo

Los arándanos rojos, o cranberries como se les conoce en inglés, son una excelente fuente de vitamina C y antioxidantes gracias a su color rojo intenso. Tienen un sabor amargo/ácido muy marcado. Generalmente se recomienda beber su jugo para prevenir o mejorar infecciones urinarias. Anteriormente se creía que este beneficio era gracias a su acidez, pero recientemente se encontró que es gracias al antioxidante llamado proanthocyanidins o PAC, el cual forma una barrera protectora en las paredes del sistema urinario, previniendo así la colonización de bacterias causantes de la infección. De esta misma forma puede proteger las paredes del estómago contra la gastritis y úlceras gástricas provocadas por la bacteria Helicobacter Pylory. Su cosecha es muy interesante ya que los arándanos crecen en una cama de agua (como el arroz), al  estar en agua, aumenta su contenido de antioxidantes gracias a que cuando están flotando se exponen a los rayos del sol por más tiempo. Como siempre, es preferible comer la fruta entera en lugar de suplementos para obtener todos sus beneficios como su fibra, antioxidantes, sus compuestos antiinflamatorios y anticancerígenos. Si los compras frescos, los puedes congelar. También los puedes comprar deshidratados, pero estos últimos se les añade azúcar. Ambas formas son ricas y se pueden usar en muchísimas recetas, tanto en saladas como en dulces.
 

Ya que sabes los beneficios de esta fruta deliciosa, les dejo esta receta de crumble de arándano queda deli-ció-so del blog Daily Garnish. Además de ser vegano, es rapidísimo de hacer. Si no tienes arándanos rojos frescos, puedes usar otra fruta que tengas a la mano como manzanas, peras, etc. También puedes usar arándanos secos y cocinarlos como se indica en la receta, pero sin la miel de maple, ya que los secos tienen azúcar.

 

[yumprint-recipe id=’9′]Provecho

Veggisima

 

 
 

 

Chía: dos recetas, tres postres

Chía: dos recetas, tres postres

Como vegana siempre estoy buscando la manera de incorporar o incluir alimentos que me proporcionen nutrientes claves. En este caso se trata de los ácidos grasos omega 3. Ya que no consumo alimentos de origen animal, y mi alimentación está totalmente basada en plantas, es importantísimo para mi salud incluir alimentos ricos en este acido graso esencial, el cual es necesario para mantener un sistema nervioso y cardiovascular sanos. Además, las fuentes vegetales de omega 3 (semillas de linaza, cáñamo y chía), son ricas en fibra, proteína, antioxidantes, vitaminas y minerales.

Aunque uso con frecuencia estas semillas maravillosas, siempre las uso de la misma manera, en licuados. Por lo que decidí buscar recetas en donde se usan de diferentes maneras. Esta vez me dediqué solamente a buscar recetas con semillas de chía, y vaya sorpresa que me he dado, y aunque soy mexicana, y la chía es un alimento muy común en mi país, nunca la llegué a probar en México, sino hasta que me volví vegana  hace ya unos años.  Es muy común el agua fresca con chía, puedes hacer cualquier agua fresca o agua de frutas y añadir la cantidad de semillas que quieras dependiendo de lo espeso que te guste. Se las recomiendo muchísimo, es muy refrescante y muy nutritivo.

En mi búsqueda, encontré estas dos recetas deliciosas, que además de fáciles y rápidas de hacer (¡solo llevan 3-4 ingredientes!) son muy nutritivas, bajas en calorías pero ricas en nutrientes.

MERMELADA DE FRESA

Esta mermelada no lleva ningún conservante, tiene menos azúcar que las que se encuentran en la tienda y, gracias a sus ingredientes frescos, es una excelente fuente de fibra, omega 3, antioxidantes, vitaminas y minerales. Esta receta la encontré en el blog Eating Bird Food. Generalmente se usa pectina para espesar y gelificar las mermeladas, en esta receta la chía funciona como tal. Esta es una idea de muchas, trata de hacer tus propias combinaciones de frutas y sabores.

Ingredientes 

1 taza de fresas (frescas o congeladas)

1 cucharada de semillas de chía

1 cucharada de agua

Stevia líquida para endulzar (opcional)

Preparación

  1. Si estás usando fresas congeladas, déjalas descongelar.
  2. Mchaca las fresas con un tenedor.
  3. Añade las semillas de chía, agua y estavia. La autora agregó dos gotas. Yo no usé ningún endilzantes. Mezcla bien.
  4. deja reposar en el refrigerados durante 30 minutos. Sirve frio.

PUDDING DE CHOCOLATE

¡Mi mejor pretexto para comer semillas de chía! Este postre  es increíblemente delicioso, pero sin las calorías, así que no dudes en comerlo en el desayuno, la comida, la cena o como refrigerio.  Esta receta también es facilísima, rápida y muy nutritiva. La receta original es del blog The Iron You. Esta receta es apta para veganos y crudiveganos ya que no contiene ningún ingrediente de origen animal, para celiacos o los que están tratando de reducir el consumo de gluten, diabéticos ya que no contiene ningún tipo de azúcar refinado o para los que están tratando de reducir el consumo de calorías.

 

Ingredientes

3/4 taza de leche vegetal

1/2 taza de plátano congelado

2 cucharadas de cacao en polvo si endulzar

2 cucharadas de semillas de chía

 

Preparación
  1. Licua el pátano y la leche vegetal en una licuadora hasta que el plátano se deshaga completamente.
  2. Añade el cacao y las semillas de chía. Licua hasta que tenga uan consistencia cremosa.
  3. Vierte la mezcla en un recipiente o molde. Refigera durante 30 minutos.
  4. Sirve frio. 

PUDDING DE CHOCOLATE CON MERMELADA DE FRESA

Esta receta es una combinación de las dos recetas de arriba. ¡Un accidente delicioso! Siempre pruebo mis creaciones después de fotografiarlas, esta vez usé las misma cuchara para las dos, fue así que descubrí que combinándolos salía otro postre súper delicioso. Las dos recetas se complementan perfectamente, lo acido de la mermelada junto con lo dulce del chocolate hacen que se acentúen los sabores, además de que me encanta la combinación del color de la fresa y el del chocolate juntos, un postre con una presentación linda para reuniones o fiestas.

Harina de almendra casera

Harina de almendra casera

La semana pasada compartí como hacer leche de almendra. Hoy les quiero compartir como hacer harina de almendra. No sé si a ustedes les pasa, pero a mí me da lástima tirar la pulpa, no solo se tira dinero (las almendras son muy caras para hacer esto), sino que también se desperdicia un alimento muy nutritivo, ya que es aquí en donde se encuentra la mayoría de los nutrientes como fibra, vitaminas y minerales. Además es una opción buenísima para los que son intolerantes o alérgicos al gluten.

  • Solo tienes que poner la pulpa en una charola para hornear cubierta con papel cera.
  • Prende tu horno y ponlo en la temperatura más baja que puedas.
  • Mete la charola y déjala entre 4 a 8 horas o hasta de la pulpa esté completamente seca y dura. También puedes usar un deshidratador de alimentos.
  • Muele la pulpa seca en tu licuadora o procesador de alimentos hasta que quede un polvo fino.
  • Guarda tu harina en un recipiente con tapa en el refrigerador o congelador.

 

Si no haces tu propia leche y no tienes pulpa, pero todavía quieres hacer tu harina de almendra, puedes hacerla a partir de almendras enteras o blanqueadas. Si las blanqueas tu, asegúrate de que estén completamente secas antes de usarlas. Si las llegas a remojar, déjalas secar al aire libre por un día o mételas al horno por un ratito para secarlas.  Después de blanquearlas y secarlas, muélelas en un procesador de alimentos hasta que queden bien trituradas. Solo tienes que fijarte muy bien de no molerlas de más para que  no termines con crema o mantequilla de almendra. Guarda la harina en un recipiente con tapa en el refrigerador o congelador.

Mermelada de chabacano y piña

Mermelada de chabacano y piña

 Esta mermelada esta llena de nutrientes, es baja en calorías, sin azúcar ni conservadores y por supuesto vegana. Perfecta para untar en pan tostado, añadir a tu cereal o para cualquier postre saludable. La receta la encontré en el blog Food for Life del Comité de médicos por una medicina responsable o PCRM por sus siglas en ingles. Te invito a que visites su página en español, encontrarás muchísima información importante y útil sobre la alimentación vegetariana, como recetas fáciles y consejos prácticos para prevenir la diabetes, el cáncer y la obesidad a través de una alimentación vegetariana.
 
Para esta receta puedes usar cualquier otra fruta. La que tengas en casa. ¡Todas saben deliciosas!
 

Ingredientes

1 taza de jugo de manzana natural (fíjate en la etiqueta que no tenga azúcar)
1 1/2 cucharadita de agar en polvo
1 taza de agua
1 taza de chabacanos finalmente picados
1 taza de piña madura finamente picada (o 200 gr de piña en lata)
1/4 cucharadita de jengibre en polvo
 

Preparación

1. Mezcla el jugo, el agua y el agar en una olla mediana. Deja reposar por 5 minutos. Calienta a fuego lento por 3 minutos, moviendo constantemente.
2. Retira del fuego. Añade el chabacano, la piña y el jengibre. Mezcla bien y deja enfriar.
3. Vierte en recipientes con tapa y refrigera.
 
 ¡Provecho!
 
Veggisima
Manzanas con crema de almendras y caramelo de dátil

Manzanas con crema de almendras y caramelo de dátil

Una delicia para chicos y agrandes. Como postre o como refrigerio, para fiestas o no. Facilísimo de preparar, con ingredientes sanos y apto para vegetarianos, veganos, crudiveganos, etc. Aquí está la receta en español.
 
Ingredientes:
Una manzana, cortada en rodajas y sin el centro.
Caramelo (en una licuadora o procesador de alimentos mezcla 1/2 taza (5-6 piezas) de dátiles, 2 cucharadas de aceite de coco, 1/4 de cucharadita de sal y 1/2 cucharadita de vainilla)
Crema de almendra o cualquier nuez o semilla.
Intercala las rebanadas de manzana con la crema de almendra y el caramelo tal como se muestra en la foto.

Pin It on Pinterest