Cinco alimentos que sorprendentemente no son aptos para veganos

Cinco alimentos que sorprendentemente no son aptos para veganos

Muchos van a la biblioteca a leer, yo voy al supermercado a leer. Como nutricionista, siempre estoy leyendo las etiquetas de los alimentos que encuentro en el supermercado. Me intrigan todos esos nombres raros que muchos productos tienen y siempre salgo sorprendida al ver como la industria nos trata de persuadir, seducir, convencer para que compremos sus productos. Y lo que he aprendido sobre los años es que cuando encontramos palabras “Natural”, “Libre de…”, “Bajo en…”, “Light”, “Buena fuente de…”o “Saludable” no siempre hay que creerlo. Por eso la importancia de saber cómo leer las etiquetas. No solo leas la parte de enfrente, también lee la parte de atrás en donde se enlistan los ingredientes y los porcentajes de los componentes de los alimentos (grasas, proteína, carbohidratos, fibra, vitaminas, etc.). Cada país tiene su propio formato, pero son muy parecidos y tienen el mismo propósito. En este post titulado “Cómo leer las etiquetas nutricionales en alimentos enlatados, envasados o procesados” te explico de forma sencilla lo básico para entender en qué hay que fijarse a la hora de leer las etiquetas.  En el caso de alergias y restricciones alimentarias, leer etiquetas nutricionales es imprescindible  y necesario. En el caso de los veganos es también imprescindible, ya que muchos alimentos de origen vegetal que en su estado natural son aptos para veganos, no lo son después de haber sido procesados.  En algún momento del  procesamiento de estos alimentos se les agregó algún ingrediente de origen animal para su conservación o aumentar su sabor. Por eso decidí hacer este post y darles 5 ejemplos. Quiero aclarar que el propósito de este post es de informar y no de recomendar alimentos procesados como los que menciono aquí. Siempre recomendaré alimentos de origen vegetal sin procesar, sin embargo, también entiendo que muchos acuden a estos alimentos para facilitarse la vida.   

Estos 5 productos a simple vista según su etiquetado de frente, no contiene ningún producto de origen animal. Pero si leemos los ingredientes podemos ver     

Cacahuates rostizados. Los cacahuates son de hecho parte de la familia de las legumbres, por lo que son de origen vegetal. Sin embargo, algunas marcas les agregan gelatina para que la sal y especias se adhieran al cacahuate. La gelatina proviene del colágeno de la piel, hueso hervido y molido, pezuñas, tendones, órganos y vísceras de animales. Hay varias marcas de cacahuates rostizados que no contienen gelatina.

Salsa de tomate para pasta. Algunas compañías les agregan queso a la salsa de tomate para darle otro sabor y una consistencia cremosa. Este producto es un buen ejemplo de lo que les decía anteriormente sobre el  por qué hay que leer la parte de los ingredientes de las etiquetas. Si solo te vas por lo que ves en la parte de enfrente, en donde no enseña ningún pedazo de queso en la foto, estarás consumiendo un producto lácteo sin darte cuenta. Esto me parece preocupante especialmente para los que sufren de alguna sensibilidad o alergia a los lácteos. Otras salsas para pasta que contienen ingredientes de origen animal: putanesca (anchoas),  salsa a la vodka (crema), boloñesa (carne).  

Aderezos o aliños. Los aderezos comerciales también pueden tener derivados lácteos. En este caso puedes ver en la foto un pedazo de queso que te puede insinuar que contiene queso, sin embargo, muchos pueden pensar que es solo para la foto o que te está insinuando añadir queso a tu ensalada. No recomiendo comprar aderezos comerciales aunque no tengan ingredientes de origen animal. TODOS son simplemente aceite con vinagre, mucha sal  y algunas especias. Mejor hazlas en casa. Puedes hacer

Frijoles refritos. Los frijoles en su estado natural son de origen vegetal, sin embargo, a la hora de procesarlos se les agrega manteca de cerdo. Si compras frijoles refritos en lata, fíjate que la etiqueta diga “vegetarianos”.

Pan para empanizar. Muchos pensamos que es simplemente pan seco molido con especias. Sin embargo, a la hora de su procesamiento se les agrega derivados lácteos y huevo. Este es otro producto que no te recomiendo usar aunque no tenga ingredientes de origen animal. Generalmente el pan molido se usa para dorar o freír, lo cual significa calorías sin ningún valor nutricional.

¿Y a tí qué productos te han sorprendido? Espero que esta información sea de ayuda.

 

 

Saludos, 

Veggisima

Grasas trans

Grasas trans

Se oye mucho de las grasas saturadas e instauradas, pero muy poco de las trans. A las grasas trans, se les llama así por que caen químicamente hablando entre las grasas saturadas e insaturadas, tienen una consistencia entre medio, no son totalmente sólidas ni totalmente liquidas, un ejemplo son las margarinas.  Estas grasas se forman cuando un aceite líquido se convierte a una grasa sólida.  Para lograr esto, se le añade hidrógeno a la cadena del ácido graso, este proceso se le llama hidrogenación. Por eso las grasas trans también se les llama grasas hidrogenadas. Este proceso hace que el aceite sea más durable, su sabor sea más estable y por supuesto es un producto muy barato, por eso lo encuentras en alimentos baratos/chatarra.

 
Desafortunadamente las grasas trans se comportan de igual manera que las grasas saturadas, elevan el colesterol malo en la sangre y disminuyen el bueno, aumentando así el riego de enfermedades cardiovasculares. Su consumo se debe evitar lo más que se pueda. La buena noticia es que  esto se puede lograr leyendo las etiquetas y escogiendo productos que no la contengan.
 La mala noticia es que el etiquetado de estas grasas puede ser muy confuso.   Un producto puede decir que es libre o que no tiene grasas trans si contiene menos de .5 gramos en cada ración. Pero si consumes más de una ración, acabarás comiendo una cantidad enorme de estas grasas. Para asegurarnos de que el producto no contenga estas grasas, es muy importante que se consulte la lista de ingredientes. Si en la lista de ingredientes encuentras grasas parcialmente hidrogenada o hidrogenadas, significa que el producto contiene grasas trans.
Las grasas trans están en muchísimos productos altamente procesados como galletas, margarinas, caramelos, dulces, alimentos fritos, productos horneados, etc.
 
 
 
 

Saborizantes artificiales y naturales

Todos tratamos de ser mas conscientes con nuestra alimentación, tratamos de comer orgánico lo mas que se pueda, reducimos el consumo de alimentos procesados, leemos las etiquetas para elegir alimentos con la menor cantidad de ingredientes, o para identificar ingredientes de origen animal o reducir el consumo de ingredientes que ni podemos pronunciar o leer, etc. Aun así, con todo estos esfuerzos, hay ingredientes que los pasamos por alto. Cuantos de nosotros leemos los términos “saborizante natural” o  “saborizante artificial” sin pensar dos veces cual es su significado.
Si te preguntaran escoger entre estos dos ¿Cual escogerías? Muchos escogeríamos
natural, ya que lo relacionamos con sano, bueno, de la naturaleza y  el termino artificial lo relacionamos con algo dañino o malo. Esta respuesta es muy normal, pero ¿estamos en lo correcto? Lo que significan para nosotros, no necesariamente significan lo mismo para los productores de estos alimentos.

 

La FDA creó una definición oficial:

Saborizantes Naturales:
Son sustancias obtenidas de fuentes naturales (animal y vegetal) y por lo
general son de uso exclusivamente alimenticio por métodos físicos tales como
extracción, destilación y concentración.

Saborizantes Artificiales: al contario, son cualquier sustancia que no entre en la definición de saborizantes naturales.

Ultimadamente la diferencia entre estos dos esta relacionada solamente en la fuente original de ese químico. El producto final es siempre un compuesto hecho por el hombre. Los flavoristas o ingenieros del sabor, combinan docenas o a veces cientos de químicos diferentes en el laboratorio para obtener un sabor similar a cierto alimento.
Los productores de estos alimentos llevan el término “natural” más allá ya que saben que es un término que el público quiere oír.

Entonces ¿por que tenemos saborizantes naturales y artificiales?

Muchos de los sabores que se encuentran en la naturaleza son difíciles de copiar y ni se diga caro. Las frutas y verduras contienen muchísimos compuestos químicos      para tener ese sabor que las distinguen unas a las otras. La naturaleza es sabia.

Como consumidores veganos, es un poco preocupante no saber que esta en la comida que comemos. Desafortunadamente no hay forma de identificar si el saborizante o aditivo es de origen animal o vegetal, a menos que el producto lo especifique.

¿Que podemos hacer?

-No caigas en la trampa del término “natural”. Lee las etiquetas

-Se dice facil pero intenta no comprar productos con términos como: Castoreum (usado extensamente en perfumería y en alimentos), Ambergris, Harina de hueso, Carbon de hueso, Carmina, Caseina, Caseinato, Colchicina, Colageno (colorante #E120),  Shellac, Elastina, Isinglass, etc. La lista puede ser de varias hojas, pero aquí te dejo varios artículo con más información.  EcosofiaThe Vegan Society y PETA.

-Compra  alimentos lo mas cerca a su estado natural, frescos

– No compres enlatados o envases con cualquier tipo de saborizantes

-Contacta la compañía y pregunta si pueden reformular el producto para eliminar estos
químicos o al menos preguntar que especifiquen el origen del saborizante o
aditivos. Para nosotros los veganos es muy importante saber si es de origen
animal o vegetal. Yo sé que se oye imposible, pero si no nos oyen, nunca lo harán.
Entre más lo pidamos más chance tendremos de que esta industria cambie la forma en
que producen sus productos.

 

Acuérdate que votas por estos productos con tu monedero.

Saludos

Veggisima

Cómo leer las etiquetas nutricionales en alimentos enlatados, envasados o procesados.

Cómo leer las etiquetas nutricionales en alimentos enlatados, envasados o procesados.

 

 

Como se darán cuenta en mi página de Veggisima en Facebook, he estado poniendo varias fotos de alimentos y sus etiquetas para poder explicarles como funcionan. Desafortunadamente no existe una costumbre, educación, ni hábito de hacerlo, ya sea por falta de interés, de conocimiento, tiempo, ect. Por eso mismo pensé en explicarles y tener toda la información en un solo lugar. Generalmente el etiquetado esté en alimentos que han sido enlatados, envasados, embolsados, etc o en pocas palabras procesados. Esta información puede ser una herramienta para saber que es lo que comemos y así decidir si lo queremos o no consumir. Al principio te tomará algo de tiempo, pero con práctica sabrás en que fijarte y sera muy rápido. Para mejor entender todo esto, te pido que pares de leer y vayas por una lata, la que quieras o la que tengas a la mano.

 

Lo primero que me fijo es en los ingredientes.  Que tengan los menos posibles, que los ingredientes se puedan leer o que se puedan pronunciar fácilmente ( los aditivos, colorantes artificiales y otros químicos son los que tienen nombres raros) y que no sean de origen animal (gelatina, caseina, albumina, bonito, manteca, renet o cuajo, carmina, lanolina, lactosa, urea o acido urico, isinglass, etc.). Los ingredientes se enlistan del que hay más hasta el que hay menos. Por ejemplo, si el primer ingrediente es grano integral, significa que está hecho principalmente de este tipo de grano, pero si mencionan azúcar, significa que está lleno de azúcar. También en esta parte de los ingredientes puedes ver si hay o no grasas hidrogenadas, trans fats o grasas trans las cuales son peor que las grasas saturadas. Lo importante aquí es identificar estas grasas, ya que estas no siempre van a estar reflejadas en las etiquetas nutricionales. La regla es que si hay menos de .5gr por ración, la industria no lo tienen que poner en la etiqueta. Lo malo es que si te comes 2 raciones o más de la lata, te  estarás comiendo esas veces más de grasas trans.

etiquetas-de-los-alimentos

Lo segundo que debemos observar, es el total de porciones o raciones que tiene el envase. Desgraciadamente el etiquetado no refleja el contenido de todo el paquete; por lo general los paquetes contienen más de una porción, por lo que esto te puede ser confuso y engañoso. Si te comes todo el envase puede que te estés comiendo más de lo que debes. Hay que multiplicar las porciones que comiste por las cantidades de cada nutriente. Es decir, si el envase dice que tiene 100 cal por ración y te comiste 3 raciones, entonces estás consumiendo 300 cal. Así mismo deberás multiplicar las raciones por los valores de grasas, grasas saturadas colesterol, sodio, hidratos de carbono, etc. Desafortuinadamente esos números va y no te dicen nada, entonces lo que tienes que hacer es irte a los numeritos que tienen un símbolo de %. Estos números te van a ayudar a saber mejor si estás consumiendo mucho o poquito. Se les llaman % del Valor Diario o %VD y se encuentran a mano derecha después de las cantidades de cada nutriente en la etiqueta atrás de la lata o enfrente del paquete en cuatro iconos/ cuadrados básicos ( energía, grasa saturada, azúcares y sodio).  Estos números te dicen cuanto % de ese nutriente estás consumiendo de un total de 100% al día. Estos valores están basados en una dieta de 2000-2500 cal/día. La regla es fácil:

5% o menos- significa que es bajo en este nutriente. Generalmente lo quieres ver en los primeros nutrientes como en total de grasas, grasas saturadas, colesterol y sodio. Trata de limitar estos.

10-19%- significa buena fuente y lo quieres ver en fibra y en vitaminas y minerales. Trata de consumir estos.

20% significa que es una excelente o fuente rica de estos nutrientes. Este % lo quieres ver también en la fibra, vitaminas y minerales. Trata de incorporar estos alimentos lo mas posible.

Siempre trata de comparar varios paquetes del mismo producto, es decir, compara cereales para el desayuno con otros cereales, pan con pan, etc., de esta manera puedes hacer una mejor decisión.

Es importantísimo fijarnos en la cantidad de azúcar y sal por ración, muchos productos, principalmente los que son light o bajos en grasa, contienen cantidades alarmantes. Para convertir la cantidad de azúcar en gramos a cucharaditas, solo divide la cantidad en gramos entre 4. Te sorprenderá ver que algunos de los cereales para desayuno, especialmente los que son para niños, tienen más de 5 cucharaditas de azúcar.

Muchos productos enlistan una cantidad enorme de vitaminas y minerales, pero esto no significa que estos productos son más saludables. Estos productos no dejan de ser comida procesada. Esto es una técnica de mercado para hacernos sentir mejor por consumir estos productos.  

En México puedes ir a estas páginas  http://conmexico.com.mx/sitio/category/etiquetado/

En España puedes ir a http://www.informacionconsumidor.com/Portals/0/etiquetado/index.htm. Esta página se las recomeindo mucho, tiene las mismas bases, es interactivo y puedes practicar con diferentes etiquetas.

En Estados Unidos FDA labeling requirements (Español)

Después de que aprendas a leer las etiquetas seguramente te darás cuenta que lo mejor es comer estos productos esporadicamente y aumentar el consumo de alimentos enteros (más cerca a su estado natural) hechos en casa y no procesados. 

Espero que les sirva esta información.

Veggisima

Pin It on Pinterest